La pérdida inducida de audición es un mal real y muy extendido –y tú no lo quieres

De todas las exposiciones a niveles altos de volumen, perjudiciales a medio y largo plazo para nuestros oídos, la escucha de música a través de auriculares entraña uno de los mayores peligros. Y vaya, resulta que todos nosotros, de alguna forma, solemos recurrir a nuestros auriculares, ya sea en labores de monitorización, trabajo o por el mero disfrute de la música.

Por otro lado, solemos levantar el volumen ya que así creemos obtener una experiencia perceptual de mayor pegada, inmersión y supuesta claridad. Pero, ¿eres consciente de los peligros que esto representa? ¿Te preocupa llegar a mayor adoleciendo una deficiencia auditiva provocada por malos hábitos?

Cuáles son los niveles perjudiciales de escucha a través de auriculares

Los expertos en salud auditiva suelen hacer más énfasis sobre los tiempos prolongados de escucha a niveles perjudiciales, que a dichos niveles por sí solos. Y es la suma de ambas situaciones, exposición prolongada y niveles desmedidos, la que con el tiempo ocasiona una pérdida de audición (lee más aquí sobre esto).

Bueno, pues ahora vamos a asustarte: Tienes que saber por tu propio bien que la pérdida de audición es irreversible. O dicho de otro modo, no están disponibles tratamientos ni intervenciones que hagan reversible ese proceso, ya sea atribuible a la edad (algo natural), o por hábitos perjudiciales de escucha.

Así las cosas, parece importante conocer qué niveles de escucha son considerados como perjudiciales para nuestro oído. Un valor máximo recomendado por los médicos suele estar cifrado en 80dB, mientras que la exposición a niveles de 90dB jamás debería superar los 15 minutos de escucha. Ahora bien, dicho tiempo es inversamente proporcional al nivel del sonido escuchado, y el tiempo perjudicial de exposición a 90dB, por ejemplo, caería a un máximo de tres a cinco minutos en audiciones sucesivas durante varios días.

Es importante tener en cuenta que una actitud beneficiosa a largo plazo, siempre ha de ser la más conservadora posible; es decir, te aconsejamos que cuides tu oído desde la vertiente de la prevención. Y además, los niveles comentados, varían entre personas, ya que los umbrales de daño no son en absoluto fijos, ni en lo que toca a niveles máximos ni tiempos de exposición.

Es importante tener en cuenta que una actitud beneficiosa a largo plazo, siempre ha de ser la más conservadora posible…

Cómo puedes saber si escuchas música demasiado alto por tus auriculares

Antes de nada, queremos compartir contigo un hecho: Nuestro oído es maravilloso. Y la mayor parte de veces, estarás escuchando música por encima de los niveles necesarios para una correcta escucha precisa y analítica. Puedes probar a bajar mucho el nivel de audición, y pasados unos minutos, te darás cuenta de que tu cerebro hace un trabajo soberbio ofreciéndote una escucha balanceada.

Sujeta los auriculares encendidos frente a ti y escucha

Esta es una prueba muy práctica: Reproduce música a través de tus auriculares, pero sujétalos con una mano frente a ti, con el brazo extendido. Si eres capaz de escuchar una parte de lo que esté sonando, quizá discerniendo ritmo y determinados sonidos, reduce el volumen hasta que seas incapaz de escuchar de ese modo. Tendrás entonces un nivel más seguro de escucha. Y si haces escuchas prolongadas, puedes realizar este ajuste que comentamos varias veces al día, obteniendo de ese modo un descanso para tus oídos.

Otra prueba similar es que alguien te ayude: Cuando escuches por tus auriculares, cualquiera que se ponga frente a ti, no debería escuchar lo que tú estés oyendo –o como poco, no debería ser capaz de discernir aquello que tú estás oyendo. Y si no es así, es una señal evidente de que te estarás pasando con el nivel de escucha al que te estés sometiendo –redúcelo entonces, por favor.

Momentos de éxtasis: Subir y bajar

Somos conscientes de que tus preferencias musicales te harán alcanzar, eventualmente, niveles superiores de volumen en tu escucha. Vale, llega ese tema preferido en tu playlist, o quieres tener un mejor control sobre un pasaje en tu DAW; te lo pasas a lo grande con algunos presets de un nuevo sinte, o cualquiera que sea otra situación que te lleve a subir el volumen a través de tus auriculares…

Sólo asegúrate de volver a recuperar un nivel seguro: Todo depende de qué sistema estés usando, la impedancia de tus auriculares, los niveles nominales de trabajo en tu sistema de amplificación (ya sea un ampli, una salida dedicada de auriculares en tu interface de audio, o la toma de auriculares en tu PC o Mac)… Y es que muchos fabricantes, asistidos por recomendaciones médicas, fijan como segura la salida de sus sistemas por debajo de un 60 por ciento en el recorrido de la regulación. Esto implica, en términos generales, escuchar siempre a menos de la mitad de ese margen, para estar además en valores más seguros.

Evidencias de pérdida de audición: Irreparable, pero no todo está perdido

Quizá tu escucha ya adolezca de una cierta pérdida de audición o hipoacusia. Y bien pudiera ser que ni siquiera seas consciente de ello. Puedes someterte a una audiometría tonal reglada que señale sus efectos, o puedes buscar indicios en tu oído que te señalen una posible dolencia. Entre los indicios más frecuentes, citamos estos:

  • Pitidos momentáneos o de duración superior, durante breves tiempos (segundos, no minutos), no relacionados con cambios de presión medioambiental, por ejemplo. También zumbidos, chasquidos, ciertos silbidos, todos síntomas compatibles con afecciones de tinnitus
  • Dificultad notoria para escuchar y discernir en lugares ruidosos (restaurantes, salas de conciertos, avenidas concurridas, estadios, etc)
  • Sensación de percepción de sonidos apagados, carentes de agudos
  • Hábito regular para subir el volumen en los sistemas que emplees (auriculares o monitores), sin posibilidad de escuchar analíticamente a bajos niveles

La moderación es el mejor seguro para tu salud auditiva

Nos encanta escuchar, disfrutar del sonido y la música, y nuestra experiencia en la producción musical tiene que ver por completo con ello. Pero debes descansar, al igual que duermes, comes o te mueves, y eso implica someter tu oído al silencio, lejos de la música, y nunca mejor dicho, el mundanal ruido perjudicial. Limita por tanto el tiempo que, cada día, usas auriculares o equipos de reproducción; y en cualquier caso, basándonos en las recomendaciones de la OMS, nunca superes un tiempo diario de audición superior a ocho horas.

Los niveles altos encierran el mayor peligro, al igual que la exposición prolongada: Ante eso, lo mejor para ti es la moderación: Vigila constantemente los niveles a los que te sometes, sé muy crítico frente a ello. Y que no te parezca una posibilidad remota usar tapones protectores en situaciones ruidosas y que entrañen altos niveles perjudiciales de escucha. El uso de unos buenos auriculares cerrados, que ofrezcan un máximo de aislamiento frente al ruido exterior, te permitirá regular niveles más seguros de escucha (bajos niveles, ya sabes).

Cualquiera, sin importar su edad, debería desarrollar estos hábitos de protección auditiva. Pero quizá sean los más jóvenes quienes tengan que recibir esta información con el mayor énfasis en el aviso y la precaución: Y es que sólo la adopción de unos saludables hábitos de escucha os garantizará disfrutar a largo plazo de un oído sano por años, antes de que la edad ocasione su efecto natural.

Otras lecturas relacionadas en Future Music

Más info: Escuchar Sin Riesgos
| Organización Mundial de la Salud

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES