El encabezamiento de este truco te parecerá confuso. Pero cuando un tema musical necesita desesperadamente algo que lo haga más interesante y destacable, la explotación de técnicas primitivas de sampling no defrauda. Paul Hardcastle con su mega-hit 19, lo demostró hace tiempo…

Hay vida mucho más allá del simple troceado y repetición tartamudeante de fragmentos de voz. Una técnica que deberías dominar a fondo es la disposición de muestras a lo ancho del teclado y su disparo manual.
Alimenta tu sampler con ganchos vocales, frases típicas de diva dance despelotada, o ruidos y chasquidos ejecutados con la lengua y la boca (hay montones de material así en los FMDVD).

Dispón capas de disparo para variar el tono de las muestras a medida que subes o bajas en el teclado, y disponte a aderezar tu tema con acordes, movimientos de la rueda de pitch-bend… ¡lo que sea, pero no te detengas!

Con eso, sólo rascas la superficie de lo que un sampler moderno hará por ti (aunque su marca no sea Citröen sino Akai o Native Instruments). Recuerda: casi siempre es mejor en tiempo real que con secuencias pregrabadas, pero requiere práctica.

Descarga el archivo de apoyo.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES