No son muchos los fabricantes de monitores de estudio capaces de codearse con PMC. Fundada hace medio siglo por un ingeniero de la BBC (Peter Thomas) y un diseñador de Bauch (Adrian Loader), esta compañía no ha dejado de cosechar éxitos desde entonces.

Galardonada en los Premios Emmy, PMC ha conseguido colocar sus monitores de estudio en los mejores entornos de grabación, radiodifusión, Cine, postproducción y masterización del mundo, recibiendo todo tipo de alabanzas por parte de los profesionales más respetados de la industria. De hecho, PMC aseguraba hace un tiempo que sus monitores de estudio se utilizaban como referencia para masterizar el 75% de los CDs del mercado.

ATL: la tecnología propietaria de PMC en sus monitores de estudio

El variado catálogo de productos de PMC incluye desde altavoces hi-fi domésticos, monitores de estudio en tipologías pasiva y activa de campo cercano, hasta enormes sistemas de referencia para grandes estudios de grabación. También ofrecen la posibilidad de completar cualquier tipo de sistema estéreo o surround con un amplio abanico de subwoofers y soportes a medida para cada configuración.

La clave de PMC es un exigente control de calidad en la fabricación de sus monitores de estudio, pero sobre todo, despliegan un meticuloso trabajo de I+D en el diseño de drivers, junto a expertos en amplificación y DSP. El fruto más destacado de ese trabajo es su técnica de Líneas Avanzadas de Transmisión o ATL (Advanced Transmission Lines), exclusiva de PMC, que utiliza cajas más sofisticadas con drivers propios y material patentado de absorción.

PMC DB1S-A: monitores de estudio activos de campo cercano

PMC DB1S-A: monitores de estudio activos de campo cercano

Más allá del sistema clásico bass-reflex

La técnica ATL -una importante evolución del clásico modelo bass-reflex- se basa en la ausencia de resonancia en los tubos para que la onda creada en la parte trasera del driver contribuya a reforzar las bajas frecuencias, alineando así la fase de las ondas trasera y delantera del diafragma.

Como esta caja está libre de ondas estacionarias, su pendiente de atenuación es de 6dB/octava y soporta sin problemas grandes SPL sin sobrepasar la excursión máxima de la membrana. Como resultado, los monitores de estudio ATL suministran bajos más profundos, más dinámica, sonidos más claros y limpios, un elevado rendimiento y graves bien definidos a bajos volúmenes.

En especial, su tecnología mejora la eficiencia de los drivers, ampliando la respuesta en graves y entregando más nivel que otros altavoces del mismo tamaño, sin distorsionar ni colorear aún a niveles muy altos.

Lo bueno es que PMC aplica esta técnica a todos sus monitores de estudio. De esta forma, es posible que el diseño ATL más compacto (el monitor pasivo DB1S-All) proporcione un grado de claridad, definición y profundidad –hasta 50Hz– impensable por sus dimensiones. O que un melómano disfrute en su casa de unos altavoces hi-fi que replican el sonido de la propia grabación del disco que está escuchando, donde por ejemplo se utilizó un majestuoso sistema activo de referencia encastrado BB5-A (el par supera los 42.000 euros). Y a medio camino entre ambos extremos de la gama, unos monitores activos TB2S-All (2.998 euros por pareja) darían el toque definitivo a cualquier estudio de proyectos.

Más información sobre los monitores de estudio activos de PMC

PMC IB2S XBD-A: un fenomenal sistema de referencia para estudios, usado por Kraftwerk en Kling Klang

PMC IB2S XBD-A: un fenomenal sistema de referencia para estudios, usado por Kraftwerk en su búnker Kling Klang

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES