Los detalles marcan una gran diferencia: La colocación de tus monitores y altavoces podría parecer irrelevante, pero compromete tu forma de escuchar y la calidad final de tu música…

Ahora o quizá hace ya cierto tiempo, diste un gran paso en tu viaje de producción musical, y decidiste adquirir un par de monitores de estudio adecuados. ¡Felicidades entonces, estás a punto de subir de nivel en la calidad de tu música!

Sin embargo, hay una pregunta muy importante –y que a menudo es pasada por alto– que deberías hacerte antes de conectar, reproducir y escuchar: «¿Dónde exactamente debo colocar mis altavoces?».

Antes de comprarlos, probablemente ya sabías en qué habitación planeabas instalarlos, quizá un dormitorio o cualquier otro lugar libre. Pero ¿pensaste en el lugar preciso de dicha habitación dónde finalmente los ubicarías?

La decisión crítica de dónde instalar tus monitores de estudio

La ubicación de tus monitores de estudio o altavoces, entre sí, y respecto a las diferentes superficies de la habitación y tus oídos, es muy importante para obtener una representación precisa de tu sonido. Y es que eso compromete tanto la respuesta en frecuencia como la propia imagen estéreo.

También vale la pena señalar que otro aspecto de la creación de un entorno preciso de monitorización es el tratamiento o acondicionamiento acústico: El uso de materiales para absorber o difundir frecuencias problemáticas.

El acondicionamiento acústico es un asunto que merece un libro completo, por lo que en este artículo nos centraremos únicamente en la ubicación de los monitores y altavoces; describiremos siete reglas generales que deberían ayudarte a tomar mejores decisiones sobre cómo configurarlos en tu propia habitación.

Con todas estas consideraciones, el tamaño y las dimensiones de tu habitación o sala determinarán lo bien que podrás seguir estos consejos; e incluso si no puedes, seguirá siendo muy útil que sepas cómo el sonido procedente de los altavoces es afectado finalmente por la posición de los altavoces.

Regla #1:  Establece tu posición de escucha al 38% del camino hacia la habitación

Fija idealmente tu punto de escucha a un 38 por ciento del recorrido hacia la longitud total de tu sala

Incluso antes de colocar un altavoz, deberías fijar posiblemente la posición más importante de todas: ¡Tú mismo! No olvides que tu ubicación (y tus oídos en particular) en relación con tus altavoces es clave para lo que escuchas.

En general, damos por supuesto que la mayoría de lectores trabajará en una habitación de dimensiones rectangulares, por lo que a menudo verás este consejo de ‘38% menos de la longitud de la habitación’ mencionado en artículos sobre el asunto. La razón de esto es evitar sentarte en el centro de la habitación, donde la cancelación de fase puede ocurrir sobre frecuencias más bajas.

Los graves también tienden a comportarse mejor a lo largo de una sala, ya que las ondas tienen más espacio para su dispersión.

Evita usar una habitación en forma de cubo, siempre que sea posible, ya que las ondas de sonido reflejadas sobre las mismas dimensiones de la habitación contribuirán a que ciertas frecuencias suenen muy altas y otras muy bajas. Este problema de los modos resonantes ocurre con la mayoría de formas de salas, pero un cubo exacerba dichos problemas acústicos.

Regla #2: Forma un triángulo equilátero entre tus monitores y tu cabeza

El punto dulce de escucha (sweet spot) requiere que formes un triángulo equilátero entre tus monitores y altavoces respecto de tu cabeza

Esta podría ser la regla más universal que es aplicable a todas las configuraciones de estudio, y sería difícil encontrar a alguien que no esté de acuerdo: Es así porque forma la base para crear un «campo sonoro» preciso en tu habitación.

Por supuesto, el tamaño de tu habitación determinará exactamente cuán grande será dicho triángulo, al igual que los otros factores mencionados en este post; pero una vez que hayas establecido tu posición de escucha, al menos deberías poder establecer un punto de partida desde el que trabajar.

Aquellos de nosotros que trabajamos en salas muy pequeñas, debemos tener cuidado de no comprometer la imagen estéreo al formar un triángulo más pequeño con los altavoces muy cerca entre sí. Dicho esto, echa un vistazo a la configuración de estudio bastante humilde que tiene Four Tet

Esta es la configuración de estudio, bastante humilde, sobre la que trabaja Four Tet

Si los profesionales pueden hacerlo así, entonces no hay razón para que tú tampoco puedas (¡aunque no querrás acercarte mucho más que esto!). Una vez que hayas configurado tu triángulo equilátero, también es una buena idea que ajustes el ángulo (toe-in) de los altavoces para que apunten hacia ti.

En cuanto a la posición en altura de tus monitores de estudio, hay un poco de debate sobre si deberían ser los tweeters o los woofers los transductores que deberían estar al mismo nivel de tus oídos. En cualquier caso, no querrás mirarlos hacia arriba o hacia abajo, siempre que estén aproximadamente a la altura de las orejas.

Regla #3: Evita ubicar tu monitor en una esquina 

Mejor será que no coloques tu monitor de audio en una esquina

Los rincones de las salas son considerados generalmente como áreas problemáticas en el contexto de un estudio de música. Y en consecuencia, las esquinas suelen ser lugares donde encontrarías tratamiento acústico en forma de trampas de graves, ya que las frecuencias más bajas tienden a acumularse en dichos puntos.

Ahora imagina que ubicas uno de tus monitores y altavoces en una esquina: Los reflejos complejos combinados con el sonido directo de tu woofer, provocarán grandes aumentos en el volumen percibido en ciertas frecuencias bajas.

Además, resulta ser un poco más complicado determinar la distancia entre los altavoces y la pared trasera a ellos. Una distancia de un metro (unos tres pies) es considerada una cantidad segura; sin embargo, a menudo esto no es posible para muchos de nosotros, debido a las propias limitaciones de espacio.

A medida que acercamos los altavoces a la pared trasera, el sonido directo de los drivers puede comenzar a mancharse con los primeros reflejos, y eso comprometerá los transitorios y la imagen estéreo. Si seguimos moviendo la caja cada vez más cerca de la pared, este problema puede verse aliviado, PERO será reemplazado por un problema diferente: Un refuerzo en los graves.

Entonces, si no puedes evitar colocar tus monitores en estas posiciones, ten al menos en cuenta las formas en que puede afectar al sonido que escuchas.

Regla #4:  Haz diferentes las distancias del monitor a las paredes lateral y trasera

Mantén diferentes las distancias de tus monitores frente a las paredes lateral y trasera

Otra medida con la que debemos tener cuidado es cómo están relacionadas entre sí las distancias desde diferentes superficies. Después de haber fijado la posición de tus altavoces desde la pared trasera, quizá desees comprobar que esta distancia no sea igual a la distancia desde las paredes laterales.

Si estas distancias resultasen ser iguales, entonces tendrías la poco deseable situación de encontrarte con ondas estacionarias, lo que una vez más resultará en una gran acumulación de frecuencias graves.

Observa también en el diagrama anterior cómo la distancia entre el altavoz y la pared lateral es igual en ambos canales. Este concepto de simetría es importante en el diseño de un entorno para monitorización de música. Si estas distancias fuesen diferentes, es probable que los reflejos que lleguen antes desde un lado, acaben por deformar la imagen estéreo, sesgándola hacia la izquierda o la derecha.

Regla #5: ¡No ubiques los woofers a mitad de camino entre suelo y techo!

Siempre que te resulte posible, no dispongas los woofers de tus monitores a mitad de camino entre suelo y techo

Una vez más, la teoría aquí es que si tienes los woofers en un punto medio de la habitación, encontrarás problemas de cancelación de fase en graves. De una manera similar a tener la posición de escucha en un nodo donde no puedes escuchar con precisión las frecuencias de graves, si ubicas un altavoz en un área problemática similar, dificultarás la propagación de dicha frecuencia.

Pero, ¿qué ocurre cuando acabamos de configurar nuestros monitores al nivel de los oídos y descubrimos que los woofers quedan ubicados a medio camino entre el suelo y el techo?

Si este es tu caso, quizá sea mejor dejar los altavoces donde están. Después de todo, probablemente estén diseñados para ser colocados a la altura de tus oídos y, lo que es más, no podemos decir con certeza cómo los materiales en el suelo y el techo podrían estar afectando a la reflexión de las ondas sonoras.

Si lo deseas, siempre puedes levantar los monitores ligeramente y apuntarlos hacia tus oídos. Sin embargo, pruébalo con tu configuración anterior para asegurarte de que no estás comprometiendo aún más el sonido.

Regla #6: ¡No coloques los monitores de costado!

Monitores de estudio Adam Audio AX Series: Algunos tienen diseños específicos para colocación en horizontal

Monitores de estudio Adam Audio AX Series: Algunos tienen un diseño específico para colocación en horizontal

Seamos realistas, algunos altavoces quedan geniales cuando son dispuestos de lado. Sin embargo, si realmente deseas obtener un sonido preciso en tu estudio, entonces no deberías hacerlo (a menos que los altavoces estén diseñados específicamente para esa disposición, con tweeters de rotación).

Una de las razones por las que esto puede comprometer el sonido radica en la alineación correcta entre woofer y tweeter. Debido a que las frecuencias están divididas entre estas dos (y a veces tres) partes –o vías–, las cajas de los altavoces incorporan mucha ingeniería constructiva de precisión para garantizar que todos los sonidos lleguen a tus oídos en fase.

Si giras los altavoces hacia un lado y los inclinas hacia adentro, esta alineación ahora estará sesgada, y podría alterar la precisión de lo que escuches. Asumimos que te preocupa obtener una representación fiel de tu música si estás leyendo este tutorial, ¡así que mejor será que no lo hagas! Pero insistimos en que algunos altavoces son compatibles con una disposición tumbada, e incluyen un diseño especial para modificar la alineación de fase entre sus transductores.

Regla #7: Evita colocar tus monitores directamente sobre un escritorio

Si tienes la opción, evita instalar tus monitores directamente sobre un escritorio o mesa de trabajo

Si estás empezando a construir tu estudio, podrías tener la tentación de incluir una mesa o mueble más grande y colocar todo ahí encima. ¡Pero esto es algo que deberías evitar siempre que puedas!

Un altavoz ubicado directamente sobre un escritorio o mesa de trabajo, reflejará el sonido de la superficie sobre la que esté colocado, especialmente si está instalado al fondo de un escritorio profundo. También podría comprometer aún más la claridad del sonido al hacer vibrar el propio escritorio.

Si al final no puedes evitar montar tus altavoces sobre el escritorio, asegúrate al menos de obtener un par de plataformas aislantes para colocar debajo de los monitores (suelen llamarlos IsoPads). Por lo general, están hechos de espuma acústica gruesa y, a veces, incluso vienen gratis con un juego de altavoces. También hemos visto otros tipos de soporte que tienen la misma finalidad: Desacoplar los monitores respecto a la superficie sobre la que descansen.

Si puedes, utiliza unos soportes específicos para monitores, de modo que cada uno esté aislado adecuadamente, y así reducirás las posibilidades de reflejos y vibraciones no deseados que comprometan tu sonido. Un gran ejemplo de este tipo de accesorio lo encontramos en Reflexia Black Hole, unos soportes que puedes rellenar de arena o grava para mejorar su estabilidad, y que incluyen un práctico diseño con canal de cableado para facilitar su instalación y conseguir la mejor estética.

Reflexia Black Hole, nuevos soportes para monitores de estudio que aúnan diseño y valor práctico

Reflexia Black Hole, soportes para monitores de estudio que aúnan diseño y valor práctico

Determina cómo la disposición de tus monitores y altavoces afecta al sonido

En resumen, muchos de nosotros nunca pondremos un pie en un entorno perfecto de estudio, y mucho menos tendremos uno, por lo que debemos trabajar mejor con lo que tenemos. Quizá hayas notado que la mayoría de los problemas que surgen, tiene que ver con las frecuencias graves. Y muchos de estos problemas encuentran mejoras con el uso de acondicionamiento acústico.

Incluso si no puedes crear el entorno ideal de monitorización para tu música, y no tienes la opción de colocar tus monitores y altavoces donde deberían estar, es importante que sepas cómo la ubicación que tengas afectará a tu monitorización y tu escucha del sonido.

Así, por ejemplo, si no puedes evitar que tus altavoces estén ubicados contra la pared trasera, te resultará útil saber el efecto que eso tendrá en tu sonido. Antes de echar mano de la ecualización para reducir los graves, recuerda que la pared trasera podría estar actuando como refuerzo de ciertas frecuencias.

Conocerás las peculiaridades acústicas de tu estudio con el tiempo que pasas ahí, haciendo referencia constantemente a otra música, y probando en paralelo tus producciones a través de otros sistemas de sonido…

Al final del día, todo versa sobre que conozcas las pequeñas peculiaridades de tu estudio en términos de respuesta en frecuencia y cómo éstas podrían estar distorsionando, modificando o condicionando tu sonido. Pero tranquilo, tampoco te estreses con ello: Esto llega con el tiempo que pasas en el estudio, haciendo referencia constantemente a otra música, y probando en paralelo tus producciones a través de otros sistemas de sonido (pruebas A/B).

No te desanimes si no puedes colocar tus monitores y altavoces donde los necesitas: ¡Tan sólo concéntrate en ser creativo y optimiza gradualmente el entorno de tu estudio, mejorando tu propia familiaridad con el espacio, poco a poco, disfrutando y aprendiendo!

Este contenido se publica mediante licencia expresa del autor. El texto original en inglés, «7 Rules For Speaker Placement«, está disponible en el blog Magazine de Mode Audio. Adaptación al español y aportaciones de Jalvac.

¡Descarga 800MB de sonidos para empezar, o sigue atento a sus novedades!

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES