Muy funcional, con un diseño ultracompacto y una construcción robusta, Palmer Monicon L es un dispositivo directo para su fin –ponemos a prueba en condiciones de estudio a este práctico y económico controlador pasivo de monitores…

El reglaje del nivel adecuado de volumen para tus monitores o altavoces de estudio –ya sea desde tu ordenador, mezclador o interface de audio– no suele ser un trabajo sencillo ni directo. Y a no ser que dispongas de un elemento integrado de control para tal finalidad (ya sabes, algunos interfaces ya los incluyen), un dispositivo dedicado para esta tarea siempre resulta ser mucho más práctico, cómodo y operativo que acceder con el ratón a un panel virtual, o un mezclador típico de PC o Mac.

Quizá eso ya te resulte familiar por tu experiencia, y si andas en busca de un controlador de monitores para disfrutar de dicha facilidad en tus sesiones de mezcla con software DAW, Palmer Monicon L nos parece una alternativa atractiva que se ofrece en la escala económica del mercado. Por 199€ como precio de lista, sólo están disponibles pocas opciones similares –y tirando algo de Google, hemos visto rápidamente etiquetas mucho más rebajadas de Monicon L, por debajo de 145€. Así las cosas, consideremos ahora todo lo que hay de bueno en esta propuesta.

Palmer Monicon L, estética, funcionalidad y prestaciones sobre tu mesa

Nunca mejor dicho, porque este pequeño dispositivo no ocupará un gran espacio en tu superficie de trabajo. Alojado en una pequeña caja de metal flanqueada por cantos de símil madera, Palmer Monicon L presenta un knob regulador de volumen con dimensiones generosas (3,8cm), junto a otras operaciones prácticas de control que vienen de perlas en el trabajo de estudio, para monitorización y mezcla.

Así, de izquierda a derecha, tenemos en la superficie un selector sobre dos entradas estéreo, el mencionado knob de nivel, y un selector para dos parejas de monitores. Y en la fila inferior, un regulador particular de nivel para la fuente auxiliar, un botón para conversión de estéreo a mono, un práctico conmutador de ‘mute’, y un knob para el nivel de auriculares, con la opción de hacer preescucha sobre las dos fuentes de audio en estéreo que acepta el dispositivo.

Su instalación es sencilla, y en la mayoría de situaciones sólo implicará que lo interpongas entre el interface de audio de tu PC o Mac y tus monitores, para así nivelar el volumen de forma fácil y, lo que es más importante, con una buena precisión. Otros usuarios que quizá dispongan de un mezclador externo, podrán ubicar este controlador entre las salidas de monitor de su mezclador y los altavoces –es otra compostura típica de empleo. Y si bien las dos situaciones mencionadas serán las más típicas, podrían darse incluso otros ejemplos de uso.

Entre los dos valores consecutivos más bajos hay una diferencia de 25dB, mientras que los dos más altos se distancian en 1dB –un detalle fundamental para la precisión en la regulación…

Con el objeto de flexibilizar al máximo su conexionado, el panel posterior de la unidad incorpora una entrada estéreo sobre conectores combo XLR/jack, además de una entrada auxiliar sobre RCA y minijack TRS de 3,5mm –así que, por tanto, se presta a configuraciones domésticas y profesionales. Y a diferencia del modelo anterior de Monicon, que resultaba mucho más simplificado y limitado, este renovado Monicon L ha crecido en libertad de interconexión, al tiempo que mantiene una buena calidad en todos sus conectores y mandos.

Estos conectores están sólidamente afianzados mediante doble tornillo, algo que podríamos considerar como una regla de buen diseño industrial, a la antigua usanza, pero muy bienvenida. También nos gusta ver los conectores combo de entrada con bloqueo automático mediante presillas de seguridad, que evitan cualquier desconexión accidental. Sin ninguna duda, están inspirados en los clásicos conectores Neutrik I Series, aunque no sabemos si dicha marca ha sido la suministradora para esta unidad en concreto.

Gráfico de conexiones de Palmer Monicon L: todo es bastante obvio

Gráfico de conexiones de Palmer Monicon L: todo es bastante obvio

El aspecto retro es un detalle que llama poderosamente nuestra atención en esta miniconsola Palmer Monicon L, gracias a sus flancos laterales acabados en DM de color wengué y su robusta carcasa metálica, de tipo “tanque”. Quizá sea preciso recordar que el conjunto se asemeja a ciertos sintetizadores alemanes en su diseño general. Y seguro que cualquiera que desee argumentar críticas sobre su diseño y calidad de construcción, lo tendrá realmente difícil para que no le señalemos una falta total de objetividad en sus valoraciones.

Todo lo que vemos es un panel de pulcro acero negro, un serigrafiado de altos estándares que añade claridad a la hora de conectar fuentes o salidas, y un diseño intuitivo que facilita la operación y hace que ésta siempre sea directa. Aclarados los siempre vitales detalles en cuanto a lo visual, nos toca ahora investigar y ahondar en las peculiaridades que podrían afectar a nuestro oído. Vayamos con el audio pues…

Palmer Monicon L conectado: nuestras valoraciones de audio 

Antes de seguir adelante, tenemos que reiterar que Monicon L es un dispositivo pasivo de audio: esto implica que su circuitería electrónica integrada ha sido la mínima para garantizar la conmutación de fuentes y salidas, una regulación del nivel de volumen, la inhibición de señal, las preescuchas, y la funcionalidad vital para conversión a mono que abordamos después. Así que el audio no debería experimentar cambios o coloraciones, y por tanto, la alimentación eléctrica se tornaría totalmente innecesaria dado que no se efectúa ningún tipo de amplificación.

Aún así, vemos un alimentador externo de 15V en la caja del producto, con su correspondiente conexión dedicada en el panel posterior. Y la razón es que este controlador de monitores integra visualizadores LED para algunas de sus funciones, así como un amplificador para auriculares dotado de un circuito de preescucha sobre las dos fuentes de señal que es capaz de controlar.

La atenuación de señal entre los valores de -85 y 0dB se controla desde el knob de gran tamaño, que ofrece suavidad y precisión en su manejo. Destacamos una vez más que Palmer Monicon L no efectúa amplificación de señal, sino sólo una atenuación graduable sobre el nivel de volumen en modalidad no lineal. Eso implica que entre los dos valores consecutivos más bajos encontramos una diferencia de 25dB, mientras que los dos más altos se distancian entre sí en 1dB –esto es un detalle fundamental que redunda en la precisión de la regulación. Y dicho de otro modo, a mayores niveles de volumen, el knob regulador tiene una menor incidencia.

Palmer Monicon L incorpora conexiones de buena calidad, incluidas esas entradas sobre conectores combo dotadas de presillas

Palmer Monicon L incorpora conexiones de buena calidad, incluidas esas entradas sobre conectores combo dotadas de presillas

El conmutador de ‘mute’ silencia la salida, y es un recurso bastante cómodo para inhibir temporalmente el audio ante una llamada, por ejemplo, o siempre que necesites prestar atención a cualquier otra cosa. Su acción está libre de  rebotes de señal o interferencias, al igual que los selectores de fuentes y salidas para las dos parejas de monitores, un detalle que por supuesto dábamos por solucionado a la perfección en un eslabón intermedio en cadenas de audio como este que tenemos entre manos.

Y alcanzamos ahora a valorar el conmutador ‘Stereo Mono’, que según nuestra opinión, constituye una de las prestaciones más destacadas en Monicon L. En este sentido recordamos de nuevo la importancia de la compatibilidad monofónica en el trabajo de mezcla (lee más en nuestros contenidos), y esa comprobación se realiza mediante esta unidad de una forma sencilla y rápida.

Dicho circuito, cuando es activado, realiza una suma de los canales izquierdo y derecho en una señal monofónica, permitiendo de ese modo comprobar las cancelaciones por faltas de coherencia en la fase. También se ponen de manifiesto las pérdidas de ciertos procesamientos estéreo sobre elementos protagonistas de una mezcla, o ciertos solapamientos que restan notoriedad. Y es que recordemos que son muchísimos los sistemas públicos de reproducción y sonorización que aún son forzados a sonar en mono. Para tal finalidad de comprobaciones, este dispositivo incorpora una salida monofónica dedicada sobre un conector XLR.

Una combinación muy balanceada en prestaciones para su precio 

En las tiendas nos ofrecen otros controladores de monitores con toda una diversidad de funcionalidades, las cuales obviamente no están disponibles en Monicon L. Pero no pasemos por alto que, en cuanto a posibilidades de audio, pagas por lo que obtienes, y así el precio de esos controladores superiores en prestaciones acaba siendo un múltiplo del coste de esta unidad compacta. Si entre tus requerimientos no figuran la conmutación sobre más de dos parejas de monitores, reductores de nivel para un valor dado (‘DIM’), o lujosos medidores de señal, esta unidad te ofrecerá una regulación precisa junto al valor de otras acciones prácticas como las que hemos comentado. Y parece también seguro argumentar que te ofrecerá un servicio libre de problemas durante años, gracias a su robusta construcción, un diseño amigable e intuitivo, y la escelente reputación de su marca Palmer, englobada en el conglomerado alemán Adam Hall.

En comparación con otros controladores de precios muy elevados, el conjunto de prestaciones más acotado de Palmer Monicon L cobra un gran sentido: después de todo, ofrece unas posibilidades equilibradas y un diseño de buena calidad a cambio de una etiqueta muy ajustada que ha sido balanceada para convencer a los usuarios de estudios domésticos y pequeños proyectos.

Y teniendo en cuenta esa orientación y su lugar en el mercado, se las arregla para operar de maravilla y sin afectarle trabas importantes. Aquí tenemos a una unidad victoriosa por derecho propio, ubicada en una franja económica del mercado, con una propuesta compacta que en absoluto condiciona su manejo y posibilidades.

Más info sobre Monicon L | Sitio web de Palmer
Precio recomendado: 199€ | En tiendas: 145€

Si entre tus requerimientos no figuran la conmutación sobre más de dos parejas de monitores, reductores de nivel para un valor dado (‘DIM’), o lujosos medidores de señal, esta unidad te ofrecerá una regulación precisa junto al valor de otras acciones

 Palmer Monicon L, especificaciones técnicas 
  • Controlador pasivo de monitores
  • Dos canales sobre combos XLR/Jack con presillas
  • Entrada estéreo auxiliar sobre RCA y minijack TRS de 3,5″
  • Dos salidas para dos parejas de monitores sobre XLR
  • Salida dedicada para suma monofónica
  • Conexiones balanceadas/ no balanceadas según el conector empleado
  • Selectores de fuente y monitores con indicadores LED
  • Regulador de nivel para fuente auxiliar
  • Conmutador ‘Stereo Mono’
  • Regulador de nivel para auriculares con selector de preescucha
  • Niveles máximos: 20dBu (entrada), 20dBu (salida)
  • Impedancia de entrada 10kΩ (balanceado), 5kΩ
  • Impedancia de salida: 600Ω
  • Respuesta en frecuencia: 10Hz a 40kHz (*)
  • Distorsión: 0,001% (*)
  • Atenuación: 85dB; 112dB (atenuación y ‘mute’)
  • Fuente de alimentación externa (incluida)
  • Dimensiones y peso: 21,8 x 7,7 x 10cm (ancho, alto y fondo); 1,14kg

(*) Valor entregado por el fabricante

La superficie de Palmer Monicon L es diáfana, elegante y cómoda al uso

La superficie de Palmer Monicon L es diáfana, elegante y cómoda al uso

Palmer Monicon L, controlador pasivo de monitores - A Prueba
Construcción92%
Resultados sonoros91%
Facilidad de uso y versatilidad91%
Relación prestaciones / precio95%
Destacamos
  • Construcción robusta, buenos materiales y un diseño funcional
  • Operación directa y transparente, sin influencia sobre la calidad del audio
  • Gran flexibilidad en sus conexiones. Conectores XLR combo de buena calidad
Señalamos
  • Echamos en falta conectores combo en los dos pares de salidas para monitores y la salida de suma monofónica
  • Aunque no es vital, hubiese sido un detalle de estilo que la rueda central viniese escalada por pasos, y éstos comunicasen la sensación de salto
92%Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
97%