Reinicia tu rutina, agiliza tu trabajo, evita problemas de fase y mejora el sonido de tus temas…

La tecnología ha “democratizado” el acceso a las herramientas de creación y producción musical a unos niveles nunca vistos. Por extensión de esta apertura y facilidad, cuando antes “sólo” nos limitábamos a crear nuestros temas, ahora además tenemos que ocuparnos de muchas otras cosas: grabación, producción, mezcla.

En muchos casos, los procesos de producción y mezcla jugarán una parte importante en el proceso creativo, difuminando la barrera entre todos los procesos desde la idea musical original al resultado final. En este post de nuestros amigos de CutOff Pro Audio encontrarás cinco trucos sencillos que te ayudarán a conseguir mezclas más definidas y controladas.

Mejora tus mezclas: consejos valiosos para tener a mano

1Baja los faders: ¿Llevas días atascado con una mezcla y no sabes hacia dónde progresar? Tranquilo: no eres el único que sufre este síndrome. Quizá sea un buen momento para reiniciar tus cosas. Un truco bueno y sencillo pasa por bajar todos los faders abajo y rehacer la mezcla de niveles desde cero.

Empieza poco a poco con el bombo y el bajo, por ejemplo, y ve añadiendo elementos -ya verás que algo tan sencillo como rehacer una mezcla desde cero te permite enfocarla de un modo alternativo. Y si a pesar de todo tus cosas siguen sin funcionar, igual te toca pensar en un reinicio más drástico: ecualizadores fuera y panoramas al centro, para volver a empezar, a lo Julio Iglesias.

2Agrupa pistas: Con las posibilidades que nos ofrece el software DAW moderno es posible trabajar con tantas pistas como el disco duro de nuestro ordenador nos permita. Esto significa una gran ventaja, pero ¿cómo puedes retomar el control a medida que añades pistas y más pistas?

Crea grupos de pistas por afinidad y operarás con una comodidad total. Imagínate bajar de golpe el nivel de toda la sección de percusión desde un único fader, por ejemplo, o aplicar una ecualización sobre todas las líneas de colchones. En Ableton Live es posible expandir o colapsar los grupos para adaptar tu entorno de trabajo. Y otras aplicaciones populares como Apple Logic Pro o PreSonus Studio One también facilitan la creación de “pistas carpeta” para organizar mejor los elementos y tu espacio de trabajo.

Crea grupos de pistas atendiendo a su afinidad y operarás con una comodidad total…

3Utiliza los filtros: Es un truco clásico, aunque no se gasta por repetirlo hasta la saciedad -siempre es útil. En la práctica, todos los ecualizadores incluyen filtros, y gracias a ellos es posible recortar frecuencias no esenciales de instrumentos, para así abrir espacio a frecuencias definitorias de otros elementos de la mezcla.

Recorta de ese modo los graves en una línea de sinte para que el bombo y el bajo cobren una mejor definición, por ejemplo; y por extensión, corta medios-agudos en un bajo para que los charles respiren mejor -otra situación típica.

Hay muchos EQs plugin -como ‘EQ8’ de Ableton Live– que integran un práctico analizador de espectro, muy valioso cuando tienes que determinar las componentes de frecuencia sobre las que deseas centrarte para su eliminación. Si bien ésta es una herramienta muy útil, no te olvides de la mejor utilidad que llevas gratis contigo: tus propios oídos.

4Vigila la correlación de fase: Incluso en lanzamientos comerciales, es posible detectar problemas relacionados con la correlación de fase -sí, es algo que nunca deberías pasar por alto. El sonido abierto, erigido sobre una imagen estéreo cuidada, es algo que todos perseguimos en nuestros temas; pero una cadena compleja de procesamiento o tomas base imperfectas podrían conducirte a indeseables errores en la correlación de fase de las señales.

Las consecuencias son nefastas -uno de los peores casos es la cancelación de frecuencias y la consecuente desaparición de sonidos cuando un tema es reproducido en mono (megafonía, Radio). Y bien, ¿no estamos inmersos en el mundo digital? ¿Quién escucha la radio en mono? Bueno, incluso así, harías bien en pensar en el resurgimiento del vinilo.

Un ingeniero de mastering detecta y soluciona problemas de fase en su rutina habitual, pero siempre es mejor buscar soluciones en la etapa de mezcla

En términos prácticos, no querrás que tus temas tengan esos problemas, para que justo los evidencien cuando menos lo esperes. Un ingeniero de mastering los detecta y soluciona en su rutina habitual, pero siempre es mejor buscar soluciones en la etapa de mezcla. Hay bastantes plugins que incluyen fasímetros para detectar estas situaciones y corregirlas a tiempo antes de que sea mucho peor. Ya sabes, cuida este aspecto y usa esas herramientas.

5Ante un realce potencial, es mejor recortar – Otro truco de los habituales, pero que has de tener bien presente: cuando mezclamos y ecualizamos, tendemos a realzar frecuencias cuando es más sensato atenuar justo las opuestas. Un ajuste posterior de niveles acabará por darte la clave de la mezcla, y de paso, conseguirás que tus mezclas suenen más naturales, incluso más espaciosas.

Esperamos que estas cinco recomendaciones te sean de utilidad en tus trabajos de mezcla. Como siempre acabamos diciendo, nos gustaría leer tus comentarios, explicando otros trucos y técnicas que hayas desarrollado en tus sesiones creativas.