Focaliza la atención de escucha en un punto y percibe la música de otra manera…

Nuestro oído funciona en conjunto con el cerebro, obviamente, y si lo entrenas de una forma dedicada y conveniente, lograrás un mejor nivel de recepción, llegando a percibir muchos más sonidos que antes. De la misma manera que muchas veces no oímos sonidos que ya están, cuando nos concentramos en un único punto somos capaces de oír cosas que antes habían pasado desapercibidas ante nosotros.

Un buen ejemplo es cuando vas a un club o un concierto donde emiten música con altos niveles de presión sonora, y al salir, escuchas un ‘piiiiiiiiiii’ en tu oído; sin entrar en detalles del peligro que eso entraña a largo plazo para tu salud auditiva, si te centras en dicho pitido, lo escucharás perfectamente; pero si focalizas sobre el sonido exterior, llegará un momento en el que ese pitido desaparecerá y el sonido de fuera tomará protagonismo.

La concentración en el mundo del sonido es vital si quieres dar el máximo de ti mismo, y resulta fundamental que te centres en los puntos que deseas en cada momento…

Aumenta mentalmente el punto de escucha

Así como puedes concentrarte sobre un sonido en particular, también podrás diferenciar detalles en los sonidos que antes no sabías ni que estaban ahí. Cuando escuchas un piano o una voz, por ejemplo, los percibirás como son principalmente, un piano y una voz; sin embargo, trata de quitarte la venda de los sentidos e ir un paso más allá, y hazte preguntas como las siguientes:

¿A qué me suena este piano o voz?
¿Cómo suena en realidad?
¿Qué forma tiene?

Mientras más preguntas te hagas mentalmente sobre un instrumento, a más rincones podrás llegar de sus formas; y será de tal forma que lo antes escuchado en un plano mental no tan ampliado, sino más general (como el caso del piano), terminará desfragmentado y analizado en una dimensión mayor. Sobre sonidos de índole básica, obtendrás una percepción compuesta de muchísimos elementos que antes no tenías presentes. Es una escucha profundamente analítica.

En sitios como SoundGym puedes mejorar online tu destreza auditiva

En sitios como SoundGym puedes mejorar online tu destreza auditiva

Una práctica sorprendente de entrenamiento auditivo y concentración

Para empezar con la práctica, túmbate o siéntate en un sillón, y relájate. Lo mejor es que respires hondo unas diez veces, inspirando fuertemente y soltando el aire muy lentamente; así conseguirás entrar en un estado de relajación profunda, de tal manera que te dispondrás a mejorar tu capacidad de recepción.

Utiliza una fuente de audio de la mejor calidad posible, y a ser posible, emplea auriculares (damos por sentado que fijarás niveles seguros de escucha). Lanza un tema del estilo que te guste, y céntrate en un sólo instrumento de principio a fin, –da igual el que sea, pero trata de mantener la concentración, y sigue ese instrumento elegido hasta que termine el tema. Puede resultarte un poco complicado, pero si haces el ejercicio de forma repetida, desarrollarás más focalización musical y te prepararás para centrarte en los puntos clave que necesitas.

Date cuenta que en la práctica del ejercicio, estás siguiendo ese sonido, olvidándote de los otros; puedes ir a otro nivel, no obstante, e intentar percibir el ambiente sonoro del tema, imaginarte cómo comprimieron el bombo, o discernir cualquier detalle que normalmente no es percibido con facilidad.

¿Qué repercusión tiene el entrenamiento auditivo sobre la producción musical?

Entre oír y escuchar existe una gran diferencia, y el entrenamiento auditivo hará que escuches en primer plano elementos que antes no percibías y que eran secundarios o incluso terciarios. El caso de la piel de iguana vista por un microscopio es una buena ilustración, porque así se ven las uniones celulares, algo que pasa desapercibido al ojo… Todo eso está ahí, y te sorprenderás de lo que puedes descubrir cuando prestas atención y concentras tu audición en un punto determinado, desarrollando cierta práctica en lo que te proponemos y otros ejercicios.

Cuando prestas atención a puntos que antes no percibías y los sientes, mejoras tu recepción y otros aspectos relacionados. Uno de ellos es la ecualización, porque te obliga a concentrarte en los aspectos sonoros más que en el sonido en sí; lo que oyes es una suma de diferentes frecuencias –graves, medios, agudos, y otros detalles e interacciones, que es difícil discernir en una sola escucha inicial. Y de una manera similar, mejorarás tus cualidades frente al diseño de sonidos con sintetizadores, pues conseguirás centrarte en detalles precisos en un esquema multicapa, logrando resultados más ricos y de calidad.

Te recomendamos además que pruebes el entrenamiento auditivo ameno de SoundGym: A través de mecanismos lúdicos, que incluyen hasta 16 juegos, pruebas divertidas y pasatiempos online, mejorarás tus capacidades de escucha hasta límites que antes ni hubieses imaginado… ¿Te atreves a probarlo? Te dejamos en link de acceso más abajo.

¿Tienes tú otras experiencias y métodos de entrenamiento auditivo que mejoren la escucha? Déjanos abajo tus comentarios…

Mejora tu entrenamiento auditivo
| Plataforma SoundGym

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES