Manley Massive Passive, ecualizador estéreo a válvulas

Los ecualizadores en forma de procesador externo se han popularizado en los últimos años, sobre todo gracias a la tecnología que combina el calor de las válvulas con la robustez de los dispositivos de estado sólido. Muchos fabricantes han lanzado varios módulos de EQ a válvulas, aunque sólo unos cuantos tienen ese «algo» especial.

Manley Massive Passive es una de esas unidades «especiales». No es barata, pero es una de las mejores unidades disponibles, y ha provocado una gran conmoción desde que debutó en la feria Recording Technology en Julio de 1999.

Organismo pasivo
Massive Passive
(o Massivo, como se le conoce) es un EQ estéreo que ocupa tres unidades de rack de 19″, y ofrece ecualización de cuatro bandas y un par de filtros paso-alto y paso-bajo. Esta unidad de aspecto teutónico es muy sólida, pesa 9.5kilos y está acabada en negro y acero pulido de color azul, con diferentes tonos según el año de fabricación. Los controles giratorios y los conmutadores también son bastante grandes y consistentes.

Las conexiones del panel posterior están situadas a ambos lados del gran transformador de corriente. Lleva entradas y salidas balanceadas sobre varias unidades XLR y jacks TRS de 1/4″. Los jacks también aceptan señales no balanceadas.

Los filtros paso-alto y paso-bajo junto a los controles de ganancia de entrada están en el centro de la unidad, mientras que los EQs de cuatro bandas se encuentran en los extremos. Permite jugar con 44 frecuencias conmutadas, espaciadas entre sí un cuarto de octava desde 22Hz hasta 27kHz. El margen de atenuación o realce es de 20dB, y la Q varía entre uno y medio y tres.

Cada uno de los márgenes de variación de las bandas lleva un selector de frecuencia, un selector de respuesta en campana y un control de la cantidad de atenuación o realce. Los conmutadores superiores te permiten elegir entre atenuación y realce, o entre respuesta de campana y barrido.

Sobre los conmutadores de la ganancia de entrada están los botones ‘on’ de canal. Éstos se iluminan en azul y llevan un circuito de bypass que se activa de forma automática cada vez que se enciende Massivo, para evitar que los pops y otros tipos de ruidos lleguen a tus monitores.

Una de las características exclusivas de Massivo es que es totalmente pasivo; es decir, que no lleva circuitos activos. Además, las cuatro bandas se solapan, lo que permite una precisa localización de las frecuencias problemáticas.

Pero lo que más llamó nuestra atención fue que este EQ utiliza una topología paralela simétrica. En otras palabras, si aplicas un realce de 10dB a 1kHz sobre las cuatro bandas de un EQ estándar, te llevas 40dB de realce. Sin embargo, Massivo proporciona 10dB de realce. Esto significa que las bandas de frecuencia tienen una interacción muy orgánica que debes escuchar para controlarla, en lugar de mirar a los controles del panel.

La carencia de un control giratorio de atenuación/realce elimina las inconsistencias asociadas a los topes centrales, y lo sustituye por un conmutador de tres vías, preciso y fácil de usar. Primero realza hasta que escuches con claridad la frecuencia con la que trabajas, y luego atenúa lo que quieras.

Este EQ utiliza una topología paralela simétrica: sus bandas de frecuencia tienen una interacción muy orgánica que debes escuchar para controlarla…

Al viejo estilo
Como algunos recordaréis, los viejos EQs Pultec tienen controles independientes de atenuación y realce, y algunos ingenieros solían usar los dos a la vez. Al contrario de lo que puedas pensar, no se cancelaban entre sí, sino que creaban lo que se ha conocido como Pultec Curve. Ese tipo de respuesta realzaba los graves y creaba un vacío en los medios, mostrando una pendiente más acusada hacia la banda de respuesta plana.

Gracias a esto, conseguía un cálido sonido del que muchos ingenieros se han enamorado. Si además le añadías las bobinas, los transformadores y las válvulas, proporcionaba un exclusivo sonido saturado con cantidad de amplitud. Manley trató de diseñar Massive Passive de la misma manera aunque, como dijimos antes, está construido en paralelo, no en serie como las unidades Pultec. Durante las etapas del desarrollo, Manley lo probó en algunas de las mejores salas de masterización del mundo para conseguir un sonido perfecto, y acabaron convencidos de que sonaba mejor que cualquier EQ anterior.

La clave para entender a Massivo es que sus controles no son independientes. Cuando atenúas o realzas bandas estrechas, puedes llegar hasta 20dB de atenuación o realce, pero en las bandas más anchas sólo alcanzarás 6dB. Así es como funcionan los componentes de la unidad, y Manley no quiso forzarlos para que hagan algo antinatural, sino más bien al contrario, que puedan conseguir un efecto global muy musical.

Manley_Massive_Passive_750px_apoyo

Acaba con esos destellos no deseados en tus grabaciones usando los filtros de Massive Passive

Menos es más
Si dispones de un ecualizador tan bueno como éste, es importante darse cuenta de que, seguramente, menos es más. Es decir, si no puedes oír lo que hace, es probable que todo vaya bien. Eso es lo que ocurre con Massive Passive en multitud de situaciones, aunque no en todas.

Para empezar, conectamos el EQ a las salidas principales de un PC, procesando másters estéreo para ver qué podía hacer con el sonido. La aspereza de los convertidores A/D del PC desapareció de un plumazo tras ajustar el filtro paso-bajo a 18kHz.

Después de eso nos limitamos a toquetearlo todo. Nos encantó el sonido que se obtenía al realzar a 1kHz y atenuar a 820Hz. Cuando ajustamos todas las bandas cerca de 1kHz y luego las realzamos, obtuvimos una respuesta bastante extraña que no sonaba a nada que hubiéramos imaginado.

Utilizamos Massivo para aderezar algunos másters antes de tostarlos a un CD y fue bastante sencillo. Tratamos ligeramente una mezcla un poco cutre eliminando parte del ruido de la cola de graves con los filtros, luego ajustamos los graves audibles con una curva de campana bastante estrecha, y realzamos cerca de 3’9kHz para añadir presencia a la voz. No te olvides de que Massivo debe estar en bypass mientras lo tienes en funcionamiento, porque a veces es muy difícil escuchar lo que estás haciendo.

Como advierte el manual, no conviene mirar la configuración del panel frontal para ver lo que has hecho. Nunca sonará como te esperas.

En una sesión de mezcla, insertamos Massivo en dos canales de la mesa y lo probamos sobre las pistas del bombo y de la voz principal. Mediante la configuración de algunos ajustes bastante extremos, Massivo consiguió destacar mucho el bombo, sin vacilar a la hora de darle una buena pegada y un glorioso «umph» muy grave. También ayudó el hecho de realzar a 180 y 68Hz con una banda muy estrecha. Aunque te parezca extraño, eliminamos los chasquidos con un realce a 1’5kHz pero, recuerda, éste no es un EQ normal.

Manley lo probó en algunas de las mejores salas de masterización del mundo, y acabaron convencidos de que sonaba mejor que cualquier EQ anterior

¡Presente!
Las voces adoran a Massive Passive. Todo sonó de maravilla con un pequeño realce a 3’3kHz para la presencia y un barrido de atenuación alrededor de 120Hz. Los filtros se tragaron el molesto brillo de la señal digital, que suele ser más aparente cuantos más equipos de válvulas utilices.

Una de las mejores prestaciones de este EQ es que permite hacer efectos muy raros con el sonido, pero siempre suena musical. Hay muchos equipos que ofrecen mogollón de funciones y de memoria dedicadas a producir esos típicos sonidos que nunca utilizarías en un estudio, pero Massivo sí que es una herramienta creativa: acabarás por inspirarte con él gracias a su manera de manipular el sonido.

Quien haga música basada en samples y loops no debería perdérselo. Puedes filtrar la basura inútil y realzar las partes adecuadas, al objeto de conseguir un resultado muy suave y sin las asperezas que suelen añadir los EQs de la mayoría de mesas. Puedes convertir con facilidad un bombo enclenque en un monstruo «destroza-bafles» –hasta puedes saturarlo y volver a muestrearlo. La capacidad de destacar las partes de un bucle que más te interesan es fantástica. Como las bandas de frecuencia se solapan, puedes identificar sin problemas las partes que vayas a atenuar o realzar, lo que elimina la necesidad de encadenar varios EQs para conseguir tu sonido.

Si quieres un buen truco para aportar un toque especial a tus mezclas, conecta un par de EQs estéreo sobre varios subgrupos. Este Manley es estupendo para esto. Si combinas la batería y el bajo en un subgrupo, y luego las guitarras y los teclados en otro, o incluso un grupo de loops en un tercero, dispondrás de mucho más control del que tendrías si hubieras aplicado el EQ sobre la mezcla completa. Esto suele funcionar si tienes una pista instrumental muy llena y necesitas habilitar espacio para la voz.

No podemos hacer ninguna crítica a este EQ. Algunos conmutadores hacían un pequeño chasquido en las unidades de hace 15 años, pero Manley lo solucionó para ofrecer un equipo perfecto.

No te arrepentirás
Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que un equipo nos dejó con la baba en la boca, pero Massive Passive lo ha conseguido. Hoy, la regla general consiste en no utilizar EQ a menos que sea estrictamente necesario y, si es así, utilizarla muy poco. Massivo contradice ese consejo y rompe todas las reglas, así que merece la pena que lo pruebes. Las grandes estrellas no se limitan a seguir las reglas ni a hacer lo que les digan.

Su atractivo es enorme, y su calidad le vendría de perlas a cualquier set de masterización. Los estudios deberían incluirlo en su lista de compras para este año, y la gente que trabaja con música basada en sampling debería escuchar lo que es capaz de hacer con el sonido. Incluso los ingenieros de directo podrían beneficiarse del preciso control que ofrece Massive Passive.

La pega más evidente es su precio. Sin embargo, en realidad no existen alternativas. Aunque Massenburg y Pultec son magníficos y ofrecen un nivel de calidad parecido, no pueden competir en términos creativos. De todas formas, Massive Passive tampoco pretende competir con ellos. Se trata de una herramienta distinta de principio a fin. Si es preciso, vende lo que sea y cómprate uno. No te arrepentirás.

 MÁS INFORMACIÓN 
Funky Junk, información sobre Manley Massive Passive
Sitio web oficial de Manley Labs 

Manley Massive Passive, ecualizador estéreo a válvulas
Manley Massive Passive es un ecualizador de fábula y suena como ningún otro. Vale cada euro que cuesta.
ORIGINALIDAD E INNOVACIÓN91%
RESULTADOS SONOROS96%
FACILIDAD DE USO90%
RELACIÓN PRESTACIONES / PRECIO90%
Destacamos
  • Soberbio control del sonido
  • Calidad de audio por encima de cualquier expectativa
  • Fomenta el procesamiento creativo
Señalamos
  • Precio elevado –pero la élite siempre fue un club exclusivo...
92%Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
99%
Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES