La gama de Mackie Big Knob para 2021 formada por Studio+, Studio y Passive aporta conectividad USB mejorada y algunos trucos en su repertorio -como interfaces de audio…

Tras permanecer en el mercado por más de diez años, el controlador de monitores Mackie Big Knob se merecía una justa revisión. Así las cosas, la segunda generación del popular dispositivo para estudios fue presentada durante NAMM 2017, levantando miradas y tentando a muchas manos. Ahora, en pleno 2021, hablamos de más de 14 años de dominio de una familia en el mercado, que ha logrado mantener sus atributos técnicos con detalles rabiosamente prácticos, poderosos y útiles para cualquier tipo de estudio.

Sus funcionalidades se multiplican por tres, ya que la gama consta de un trío que no deja indiferente a nadie: Los dispositivos Big Knob Studio+, Big Knob Studio, y Big Knob Passive recogen el testigo del popular controlador de monitores, cada uno a su manera. Para empezar, Big Knob Passive ofrece conmutación analógica entre dos fuentes y dos pares de monitores –bien, es el más sencillo y económico de los tres, y aporta el enorme dial característico de volumen, aparte de ofrecer controles para ‘Mono’, ‘Mute’ y ‘Dim’. Su nombre lo dice todo: Ya sabes, no requiere alimentación porque es pasivo.

Recalando en puertos más grandes con Big Knob Studio

Por su parte, Big Knob Studio y Studio+ combinan la conmutación entre fuentes de señal y parejas de monitores, junto a sendos interfaces de audio USB 2.0. Son tres las fuentes y dos los pares de monitores entre los que es posible conmutar con Mackie Big Knob Studio, por las cuatro fuentes de audio y las tres parejas de altavoces que gestiona Big Knob Studio+.

«La gama ampliada de modelos y su extenso conjunto de funcionalidades [incluida la enorme prestación como interfaces de audio USB], consiguen que Big Knob ofrezca soluciones flexibles para cualquier estudio», comenta un portavoz de Mackie

Ambas unidades se engalanan con dos de los adulados previos ONYX para micrófono, provistos de alimentación phantom, 60dB de ganancia y dos/ cuatro salidas, en Studio y Studio+, respectivamente. La dotación se completa con salidas duales para auriculares, controles trim, salida directa de mezcla cue, medición de niveles de entrada, micro integrado para funciones de talkback, diversos caminos de señal para grabación, una entrada sobre minijack para tablets y teléfonos. Hay que destacar también la provisión de entradas para micros externos y pedales de talkback, así como una salida amplificada para distribución de señales de auriculares en situaciones de estudio.

Todas las opciones de conexión en el trío Mackie Big Knob de 2021

Todas las opciones de conexión en el trío Mackie Big Knob

La enorme baza de añadir un interface de audio a Mackie Big Knob en 2021

En cuanto a su frecuencia de grabación, ambos modelos superiores de Mackie Big Knob Studio alcanzan los 192kHz con una cuantización de 24bit; el número de canales de salida en Studio+ asciende hasta cuatro, por los dos del modelo central Studio. Desde Mackie están empeñados en destacar el amplio abanico de empleo que soportan las tres unidades, desde pequeños estudios domésticos hasta instalaciones de gran alcance. «La gama ampliada de modelos y su extenso conjunto de funcionalidades, consiguen que Big Knob ofrezca soluciones flexibles para cualquier estudio», nos decía el Jefe de Producto Jon Rundle.

Respecto al importante capítulo de software de audio suministrado en el conjunto, destacamos los DAW AVID Pro Tools | First y Tracktion WaveForm OEM, cada uno con sus respectivas colecciones de plugins ‘Musician’ y ‘Essentials’, que suman un total de 39 procesadores muy valiosos.

Quizá estas vistas de las unidades Mackie Big Knob 2021 sean más excitantes, con todos los controles al alcance del operador

Quizá estas vistas de las unidades Mackie Big Knob sean más excitantes, con todos los controles al alcance del operador

Tanto si buscas un conmutador directo y sencillo entre dos parejas de monitores, como si necesitas un interface de grabación en alta resolución, Mackie Big Knob parece tener serias respuestas convincentes para muchas necesidades habituales. «Big Knob será el auténtico nervio central de tu estudio», argumenta Rundle, apoyándose en las posibilidades reales del poderoso trío.

Los tres modelos de Mackie Big Knob están disponibles en las tiendas, por 73€ (Passive), 209€ (Studio) y 295€ (Studio+). Otra opción a considerar muy de cerca es el completo paquete de grabación Mackie Studio Bundle, que como su nombre sugiere, incluye el controlador/ interface Big Knob Studio, junto a una pareja de monitores CR3-XT, los auriculares MC-100, los micros EM-91C y EM-98D con clips de sujeción y araña de suspensión, además de accesorios y cableado; su precio, unos ajustadísimos 499€.

Tenemos planes de darles buenos usos y someterlos a intensas pruebas de estudio, cuyos resultados nos encantará ofrecerte en una próxima sesión de nuestro espacio FutureMusic media[LAB].

Más sobre Mackie Big Knob
| Sitio web oficial de Mackie
| Letusa: Passive | Studio | Studio+
| Mackie Studio Bundle

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES