NAMM 2017: La gama de Mackie Big Knob Studio+, Studio y Passive aporta conectividad USB mejorada y algunos trucos extra en su repertorio -como interfaces de audio…

Tras permanecer en el mercado por más de diez años, el controlador de monitores Mackie Big Knob se merecía una justa revisión. Así las cosas, la segunda generación del popular dispositivo para estudios ha sido presentada durante NAMM 2017, levantando miradas y tentando a muchas manos.

Sus funcionalidades se multiplican por tres, ya que la novedad viene en forma de trío, y no deja indiferente a nadie: los nuevos Big Knob Studio+, Big Knob Studio y Big Knob Passive recogen el testigo del popular controlador de monitores, cada uno a su manera. Para empezar, Big Knob Passive ofrece conmutación analógica entre dos fuentes y dos pares de monitores -es el más sencillo del trío, y aporta el enorme dial característico de volumen, aparte de ofrecer controles para ‘Mono’, ‘Mute’ y ‘Dim’. Su nombre lo dice todo: no requiere alimentación porque es pasivo.

Recalando en puertos más grandes con Big Knob Studio

Por su parte, Big Knob Studio y Studio+ combinan la conmutación entre fuentes de señal y parejas de monitores con interfaces de audio USB 2.0. Son tres las fuentes y dos los pares de monitores entre los que es posible conmutar con Mackie Big Knob Studio, por las cuatro fuentes de audio y las tres parejas de altavoces que gestiona Big Knob Studio+.

Ambas unidades se engalanan con dos de los adulados previos ONYX para micrófono, provistos de alimentación phantom, 60dB de ganancia y dos/ cuatro salidas, en Studio y Studio+, respectivamente. La dotación se completa con salidas duales para auriculares, controles trim, salida directa de mezcla cue, medición de niveles de entrada, micro integrado para funciones de talkback, diversos caminos de señal para grabación, una entrada sobre minijack para tablets y teléfonos, y la provisión del flexible software DAW Tracktion. Hay que destacar también la provisión de entradas para micros externos y pedales de talkback, así como una salida amplificada para distribución de señales de auriculares en situaciones de estudio.

«La gama ampliada de modelos y su extenso conjunto de funcionalidades, consiguen que Big Knob ofrezca soluciones flexibles para cualquier estudio», comenta un portavoz de Mackie

En cuanto a su frecuencia de grabación, si Mackie Big Knob Studio se restringe a 96kHz, su hermano Big Knob Studio+ alcanza los 192kHz. Desde Mackie se empeñan en destacar el amplio abanico de empleo que soportan las tres unidades, desde pequeños estudios domésticos hasta instalaciones de gran alcance. «La gama ampliada de modelos y su extenso conjunto de funcionalidades, consiguen que Big Knob ofrezca soluciones flexibles para cualquier estudio», nos decía el Jefe de Producto Jon Rundle.

Tanto si buscas un conmutador directo y sencillo entre dos parejas de monitores, como si necesitas un interface de grabación en alta resolución, Mackie Big Knob parece tener serias respuestas convincentes. «Big Knob será el auténtico nervio central de tu estudio», argumenta Rundle, apoyándose en las posibilidades del nuevo trío.

Los tres modelos renovados de Mackie Big Knob ya están disponibles, por 89,99$ (Passive), 259,99$ (Studio) y 389,99$ (Studio+). Aún nos queda por conocer cómo quedará la conversión de estos precios americanos a nuestra moneda euro.

Más info | Sitio web oficial de Mackie

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES