El entrenamiento musical origina cambios neuronales en el cerebro que afectan a la percepción de la música…

Un estudio reciente del Centro Finlandés de Investigación Musical Interdisciplinaria (CIMR) de la Universidad de Jyväskylä asegura que quienes tocan un instrumento, de forma profesional o por mero disfrute, presentan una actividad cerebral simétrica en su escucha musical. Por extensión, se desprende que los músicos podrían desplegar una comunicación más eficiente entre sus hemisferios cerebrales que otros individuos.

El artículo (*), publicado en la plataforma Plos One, sugiere que las posturas y los movimientos implicados en la interpretación de cualquier instrumento son elementos de vital importancia en el modelado de las respuestas cerebrales que tienen lugar durante la escucha musical. La habilidad necesaria para la interpretación musical y la coordinación de movimientos de manos y dedos podría estar relacionada con una mayor conectividad entre las regiones motoras de los hemisferios cerebrales.

Las respuestas cerebrales registradas de los teclistas evidencian una mayor simetría inter-hemisférica que las de los violinistas…

Escucha entre músicos y no-músicos: los teclistas ganan

La investigación se realizó en el Centro de Imagen Magnética Avanzada (AMI) de la Universidad de Aalto, (Espoo, Finlandia), y consistió en el registro de las actividades cerebrales de 18 músicos frente a las de 18 personas que no tocan instrumentos musicales. Todo ellos realizaron escuchas atentas de diferentes géneros musicales, y su actividad cerebral fue registrada mediante Imágenes de Resonancia Magnética Funcional (fMRI) que denotaron las diferencias de conectividad entre sus hemisferios cerebrales.

Un curioso hecho derivado de esta investigación es que las respuestas cerebrales registradas de los teclistas evidencian una mayor simetría inter-hemisférica que las de los violinistas. «La acción de interpretar con un teclado requiere un empleo más parejo y sincronizado de las manos y los dedos que tocar un violín, detalle que podría condicionar estas diferencias», comenta Petri Toiviainen desde la Universidad de Jyväskylä, coautor del estudio.

Los músicos demuestran una mayor simetría funcional que quienes no tocan instrumentos

Los músicos denotan mayor simetría funcional que quienes no tocan

Por su parte, la Profesora Elvira Brattico -desde el Centro para la Música en el Cerebro (MIB) de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, también coautora de la investigación- añade que «Las áreas visuales también fueron más simétricas en el grupo de teclistas frente a los violinistas, una diferencia quizá derivada de las desigualdades de coordinación entre manos y ojos que necesitan ambos grupos [de músicos]». La consecuencia es que los perfiles variopintos de simetría entre los hemisferios cerebrales parecen reflejar las competencias específicas y necesarias para dominar instrumentos diferentes.

Todo ello conduce a que la Neurociencia aporte una explicación más amplia y certera de cómo el desarrollo de una habilidad (el control motor en este caso) afecta al procesamiento cerebral de otra -que sería la habilidad de escuchar en el ejemplo que nos ocupa. Una vez más, nuestro cerebro nos sorprende por su capacidad plástica para amoldarse a cambios derivados de la experiencia, un hecho que está íntimamente relacionado con algo que todos hacemos y perseguimos en nuestro trabajo musical: la práctica.

«Creemos que una formación musical específica conduce a esa simetría. La experiencia musical genera cambios funcionales permanentes en cómo los músicos perciben y procesan la música a nivel neuronal», sentencia la coautora principal Iballa Burunat.

(*) Título: Acción en la percepción: simetría funcional visual-motora prominente en músicos durante la escucha musical – 30/09/2015

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES