La actual oleada de estilo Synthwave ha llegado para quedarse -te enseñamos cómo crear auténticos arpegios retro y darle a tus temas ese aire cinemático y ochentero…

El arpegio es una técnica ya clásica dentro del arsenal de trucos del compositor: aparece en toda clase de composiciones, desde la música clásica hasta los temas pop más modernos. De hecho, es un pilar en la construcción de la música occidental, y es muy habitual su aprendizaje en los primeros pasos de un músico compositor.

No debes pensar en un arpegio tan sólo como un elemento aislado; de hecho funcionan muy bien en conjunto y, virtualmente, en cualquier estilo musical que pruebes -sobre todo en estilos como el revival Synthwave al que ahora asistimos. Por ello precisamente, ¡la colección synthwave de presets y loops de ModeAudio está cargada de ellos!

Hoy, para demostrar nuestra “arp-titud” y pasión sobre esta técnica (y porque nos hemos visto de una sentada la serie Stranger Things y andamos obsesionados con su BSO, todo hay que decirlo), vamos a enseñarte cuán poderoso puede llegar a ser un humilde arpegio. Utilizaremos tan sólo un patrón melódico y algo de teoría musical, para construir un pedacito de banda sonora de inspiración Synthwave. Aquí esta el tema acabado, para que te hagas una idea de lo que haremos…

Vamos a utilizar ‘RetroSynth’ de Logic Pro X para este tutorial, pero como siempre decimos, puedes hacerlo con cualquier combinación de sintetizador y DAW que quieras -podrás descargarte el archivo MIDI y la plantilla de proyecto al final de este artículo, para probarlo tú mismo al momento. ¡Así que nos disponemos a arpegiar!

1. Al principio…

Sólo para que esté claro, un arpegio es sencillamente una secuencia de notas que parten de una escala musical concreta. Por ejemplo, Do Mayor, reproducidas una tras otra. Es típico que sigan patrones de distintos acordes, como por ejemplo una triada mayor (tónica, tercera y quinta), que se repiten en secuencia tantas veces que, enseguida, su patrón se vuelve familiar.

Así que, una manera fácil y efectiva de construir un arpegio, es elegir un acorde cuyo sonido te guste y determinar en qué dirección se moverá su patrón -hacia arriba, abajo, adelante y atrás (esos botones en la sección arpegio de tu sintetizador empiezan a cobrar sentido, ¿verdad?). Nosotros vamos a elegir una acorde de séptima mayor para darle color -que contiene tónica, tercera, quinta y séptima con notas de la octava superior-, manteniéndonos en la tonalidad de Do para hacerlo sencillo.

Creamos una nueva pista de instrumento en Logic X con ‘RetroSynth’ y tocamos las notas en el teclado MIDI. Elegimos el movimiento ‘arriba y abajo’ o ‘adelante y atrás’ en el patrón del arpegio, porque nos gusta que suene simétrico. Y este es su sonido…

Bajamos el segundo oscilador de ‘RetroSynth’, en 12 semitonos para añadir algo de peso. Aplicamos algo de envolvente al filtro y resonancia para imprimirle un poco de pegada. También un toque de flanger, vibrato y detuning para otorgarle carácter. Como extra, un ligero procesamiento con los plugins de efectos nativos de Logic, incluyendo chorus y reverb, con el fin de lograr este resultado:

Como puedes ver en el bus 1 de envío, hemos apilado las reverbs para un carácter más complejo del sonido, pero tú puedes mantener las cosas más simples, si lo deseas. Nos parece un buen punto de partida desde donde empezar a crear nuestra pequeña BSO, así que continuemos con la siguiente pista…

2. Un poco de movimiento

Este arpegio conformará la voz media de nuestra banda sonora, así que después terminaremos con la zona de agudos. Ahora, llega el momento de un poco de teoría musical a la que hacíamos referencia antes -el proceso de utilizar la misma secuencia de notas, pero reduciendo su duración (reproduciéndola más rápido), se llama disminución… ¡y funciona genial con arpegios!

Utilizando MIDI, la disminución es más fácil de conseguir –tan sólo hay que recurrir al editor MIDI y acortar la duración de las notas, moviéndolas a sus nuevas posiciones hacia la izquierda para que se reproduzcan más rápido. Logic Pro hace esto incluso más fácil: selecciona el clip MIDI en la vista de arreglos, mantén presionada la tecla [alt] en el borde derecho del clip para ver cómo cambia el símbolo -ahora tan sólo haz clic y arrástralo.

Hemos copiado ‘RetroSynth’ a una nueva pista y acortado nuestro arpegio original no sólo a la mitad, sino a un cuarto de su duración (es decir, ha pasado de medir cuatro compases a tan solo uno). También movemos todas las notas una octava arriba: esto nos dará una bonita sección rápida y más aguda que complementará la línea principal (o riff) de sintetizador.

Así es como suena ahora…

Queremos que esta línea suene un poco más ligera, etérea y con movimiento que ahora: así que subimos el tiempo de ataque, incrementamos la liberación (release), reducimos la cantidad de envolvente del filtro y subimos más el envío a reverb, para que suene de este modo:

Aplicamos un poco de mezcla entre pistas para que, en conjunto, tengan este sonido:

¡Parece que ya está tomando forma!

3. Sentando las bases

Nuestra próxima parada tras completar la zona de agudos, por supuesto, es reforzar los graves. De nuevo, copiamos la pista de ‘RetroSynth’, pero esta vez vamos a meter una línea de notas raíz constantes, para darle a nuestro tema ese toque clásico de bajo Synthwave:

¡Bien! Ahora ya estamos realmente con las manos en la masa, así que vamos a darle algo más de caña a nuestro sonido. Añadimos un poco de compresión saturada en la salida con el compresor nativo de Logic para darle un calor extra. Reducimos la señal en 5dB y la compensamos de nuevo con la ganancia, pero ajustando la configuración del compresor para que siempre este “ocupado”, y constantemente en 0dB, de manera que escuchemos su efecto en todo momento.

Para asentar mejor en la mezcla estas tres líneas juntas, vamos a utilizar el procesador ‘Direction Mixer’ de Logic Pro con el fin de enviar el bajo hacia el centro en torno a un 34% del campo estéreo. También reducimos la línea principal del arpegio a un 70%. Esto dejará los extremos del campo estero para las partes más agudas. Así es como suena:

¡De momento, todo parece muy Synthwave! Ahora vamos a por la guinda del pastel…

4. Color de fondo

Con nuestra parte más aguda de arpegio, utilizamos la disminución para convertir nuestra melodía en algo más rápido -casi como una vibración. Ahora vamos a mostrarte el proceso opuesto, conocido como aumentación. Esta vez, copiamos nuestro arpegio original y lo estiramos el doble de su duración, de modo que tarde cuatro compases en volver a la nota original. Te ofrecemos un ejemplo de su sonido…

Vamos a utilizar esta pista como un agradable sonido de colchón o pad, con el que llenaremos el fondo de nuestro tema de estilo Synthwave. Incrementamos los tiempos de ataque y relajación, reducimos el filtro paso-bajo, ajustamos el segundo oscilador de ‘RetroSynth’ en siete semitonos por encima del primer oscilador, y subimos toda la línea de arpegio una octava para obtener este elemento…

Reproducimos todo el conjunto para escuchar nuestra banda Synthwave acabada:

5. Y al final…

Ahí lo tienes: una sencilla línea de arpegio, un poco de teoría musical y un sintetizador muy capaz es todo lo que necesitas para cocinar un sabroso tema Synthwave en un abrir y cerrar de ojos. Puedes escoger una generosa cantidad de presets de arpegios, loops MIDI y mucho más en el catalogo de ModeAudio, además de samples de batería retro para dotar de ritmo a tus pistas en segundos… Así que, hasta la próxima, ¡y sé creativo!

Descarga los archivos utilizados en este tutoria

 

Este contenido se publica mediante licencia expresa del autor. El texto original en inglés, “The Joy Of Arps: Creating A Synthwave Score“, está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.

¡Descarga 650MB de sonidos para empezar, o mantente atento a sus novedades!

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES