Otro maravilloso ejemplo de los exclusivos sintes de Korg para montarlos uno mismo…

El año 2014 albergó la llegada del fabuloso Korg MS-20 Kit de tamaño completo como uno de los grandes lanzamientos en sintes de los últimos tiempos -después de todo, es un clónico 1:1 del añejo Korg MS-20 que implementa las dos revisiones originales de su circuito analógico de filtrado.

Su ensamblaje, aunque laborioso era apasionante, y una vez superado, dejaba en tus manos las dos variedades de MS-20, con algunos matices sonoros diferenciadores que se explican por el rango controlado de tolerancias en la fabricación actual.

Sacando aún más provecho de su mina clásica, Korg llegaba a Winter NAMM 2015 con esta atractiva versión en rack, MS-20M también en kit, que se hace acompañar del secuenciador compacto por pasos Korg SQ-1 -¿cabe más originalidad aún repitiendo su fórmula hasta cierto punto?

Hay que remontarse hasta el año 1978 para encontrarse con MS-50, el último módulo MS que, a pesar de implementar un solo oscilador, ofrecía interesantes opciones de patching. Así que fue una alegría ver una versión en módulo del megaclásico MS-20: su atractivo es innegable para quienes ya tienen otros sintes o quieren llevar la furia MS hasta sus últimas consecuencias.

Korg MS-20M es la mejor encarnación nunca antes fabricada del intocable MS-20, ampliada al hilo de nuestro tiempo…

El perfil de MS-20M Kit es bastante bajo, aunque pesa lo suyo y no es pequeño que digamos -en este caso, módulo no significa rack, pues resulta demasiado ancho para alojarlo en un bastidor. Quizá los freaks analógicos agradezcan que Korg no haya decidido seguir por la senda «Mini», que hubiese implicado el empleo de minijacks, y posiblemente la integración de una sola tipología de filtro. En cualquier caso, sumando los bellos laterales de madera negra, hay que tener en cuenta el considerable tamaño de Korg MS-20M kit, nada despreciable.

El honor al pasado es evidente y muy de agradecer: Korg incluso replica la caja de cartón de la época, y todos los componentes se entregan cuidadosamente embolsados y protegidos. Es lo que se espera de una unidad de tirada limitada -1.000 unidades para ser exactos-, convertida en auténtico objeto de deseo en cuanto vio la luz.

El despiece de MS-20M kit impone a primera vista -pero su ensamblaje es un desafío apasionante

El despiece de MS-20M kit impone a primera vista -pero su ensamblaje es un desafío apasionante para cualquier entusiasta de los sintes

Manos a la obra, paso a paso

No olvidemos que estamos ante un kit de construcción por etapas: la cosa impone cuando tienes todos los componentes sobre la mesa, pero es una labor «de una sola vez» que un feliz poseedor de Korg MS-20M kit siempre recordará. Suma un destornillador Phillips a las dos herramientas que se incluyen y resérvate poco más de dos horas para el ensamblaje… ¡y la máquina será tuya! Respecto al secuenciador SQ-1, Korg te ahorra el montaje, porque éste sí viene listo para funcionar.

El proceso resulta menos complicado que en el caso de las versiones de teclado, pero requiere paciencia dado el alto número de conexiones y knobs, junto a las arandelas y tuercas planas que todos llevan -hay que ser cuidadoso, además, para evitar arañazos en los paneles y placas de circuitos impresos. La integración se realiza por módulos de osciladores/ filtros, el panel frontal, la placa de conexiones y la sección MIDI, y todo el sistema se alimenta con una fuente externa de pared.

Las instrucciones son completas y muy descriptivas. Quizá sea justo destacar también que el montaje no requiere ningún tipo de soldadura -la cual habría alejado este kit del alcance de los usuarios más «mundanos». El resultado final nos parece espectacular y sólido: un «paso a paso» del siglo XXI que pone en tus manos un instrumento con el aspecto y la durabilidad de un sintetizador de los 70, aunque con prestaciones y fiabilidad propias de nuestros tiempos.

Korg SQ-1, el secuenciador por pasos viene en la caja

Korg SQ-1, el secuenciador por pasos viene incluido en la caja

¿Qué hay realmente de nuevo en Korg MS-20M kit?

Ante la similitud de ambos modelos, te preguntarás por las diferencias entre los MS-20 kit de teclado y módulo. Aparte de lo obvio, teclas o no teclas, vemos una dotación muy similar, basada en dos osciladores, dos generadores de envolvente, dos filtros y amplias opciones para modulación. Pero hay que prestar atención para encontrar las grandes novedades y nuevas funciones que amplían sobremanera las posibilidades de este sintetizador.

Nuestra gran ovación se la lleva la sincronización de osciladores, con un conmutador ubicado entre los selectores de formas de onda. Luego seguimos aplaudiendo el añadido de Modulación en Frecuencia (FM), que extiende mucho la versatilidad sonora de esta máquina sobre el conocido motor sonoro de Korg MS-20. Así, al emplear FM, el control ‘MG/EXT’ define la intensidad de la Modulación en Frecuencia para conseguir nuevos tonos, mientras que el knob ‘EG2/EXT’ sólo actúa sobre el segundo oscilador.

En cuanto a la conmutación entre los dos tipos de filtros, lejos queda la necesidad de apagar la alimentación y hacer las combinaciones de teclas que requiere MS-20 kit: en este módulo disponemos de un conveniente conmutador de acceso inmediato que puedes accionar cuando quieras.

El panel frontal alberga también otras sorpresas: vemos una entrada para Modular el Ancho de Pulso (PWM) del oscilador desde un LFO; también puedes inyectar la salida triangular del generador de modulación haciendo PWM sobre la onda cuadrada del oscilador ‘VCO1’. La modulación del ancho de pulso siempre fue perseguida por los usuarios de MS-20, y en este módulo es algo que está ahí, al alcance de tus dedos.

Ahora resulta muchísimo más fácil interconectar MS-20M con cualquier tipo de máquinas CV, pues disponemos de entradas ‘Hz/V’ y ‘V/Octava’, un detalle que evita las conversiones de voltajes. Hay que señalar que la entrada CV del ‘VCO2’ no ha sido implementada en el diseño, y no parece que resulte sencillo encontrar un punto de conexión en la placa para sacarla. Los nuevos conectores que aparecen en el panel son ‘V/OCT VCO1+2 CV IN’, una entrada ‘TRIG IN 0V’, y las salidas ‘EG2 NORMAL OUT’ y ‘TRIG SW’ para el conmutador de disparo.

Fíjate en las opciones ampliadas de patching en los huecos ciegos para añadir "moddings" -inteligente, Korg

Opciones ampliadas de patching y huecos ciegos para añadir «moddings» -una jugada muy inteligente, Korg, además de un guiño 😉

Cuestión de carácter: los filtros

Korg MS-20M puntúa muy alto en la creación de sonidos resonantes, sucios y chillones -ya sabes, ese tipo de material que se espera de una bestia parda analógica-, aunque también nos parece fabuloso para obtener baterías y todo tipo de sonidos percusivos curiosos, así como breves tonos de gran pegada, patches gruesos y ajustados de bajo, además de potentes solistas. Versatilidad llevada al extremo, ya ves.

Dicho funcionamiento extenso radica en la calidad de sus filtros, los cuales cubren sin problemas un amplio rango de frecuencias, tanto en su respuestas paso-bajo como paso-alto. Por no hablar de su flexibilidad para el procesamiento de señales externas -muchos poseedores de MS-20 emplean sus unidades añejas justo para esto, pasando por completo del teclado, así que tal elemento aquí ni aparece.

Si quieres quedarte en playas de sonidos tranquilos, MS-20M también te da el pasaje, pero no hay nada como hacer que ambos filtros resuenen en un patch que, además, contemple modulaciones de la frecuencia de corte… ¡El cielo analógico es el límite!

Si nos preguntas por detalles particulares, te diríamos que la operación de los filtros y su cierta impredecibilidad junto a la distorsión en los extremos, explica por completo la versatilidad, carácter y diversión que ofrece este sintetizador. Quizá notamos un sonido más brillante y de más peso en Korg MS-20M respecto a los modelos precedentes -sólo se trata de meros matices, pues el genuino carácter de familia se mantiene intacto.

El modelo original de Korg MS-20 nunca para de revalorizarse en el mercado, pero este paquete te da la oportunidad de llevártelo hipervitaminado con esteroides…

La capacidad de moverse entre los dos tipos de filtro es impresionante: el sucio y más ruidoso filtro 35 o los sonidos más fidedignos, de peso en graves y ajustados de LM13600, están a tu alcance desde la simple acción sobre un conmutador. Suma a todo ello la bienvenida Modulación en Frecuencia (FM), la práctica entrada para Modulación del Ancho de Pulso (PWM) y los flexibles modos de sincronización entre osciladores, y verás que en este caso, la marca dorada de MS-20 es llevada hasta la categoría de homenaje espectral.

No tenemos dudas al afirmar que Korg MS-20M es la mejor encarnación nunca antes fabricada del intocable MS-20, ampliada al hilo de nuestro tiempo, con sincro de osciladores, una mayor versatilidad en cuanto a conectividad de control CV, conexiones para multiplicar y dividir señales, entrada MIDI, puerto USB y una cómoda configuración de módulo de sobremesa -sin perder de vista su considerable tamaño.

El modelo original de Korg MS-20 nunca ha parado de revalorizarse, pero este paquete te da la oportunidad de llevártelo hipervitaminado con esteroides -es el modelo de MS-20 al que un freak serio de la síntesis analógica aspiraría sin pestañear. Su edición limitada a 1.000 unidades es un factor que lo convirtió en objeto de coleccionista antes de ser presentado. Qué delicia de máquina.

Korg MS-20M Kit

Precio: 1.199€

Sitio web oficial

Korg MS-20M Kit, sintetizador analógico con secuenciador por pasos SQ-1
Toda la potencia sonora de MS-20, ampliada con FM, sincro de OSC, entrada PWM, dos modelos conmutables de filtro y amplias opciones de patching. Si tienes el presupuesto, no dejes escapar uno de los 1.000 fabricados...
Originalidad e Innovación84%
Resultados Sonoros96%
Facilidad de uso y versatilidad97%
Relación Prestaciones / Precio82%
Destacamos
  • Aplaudimos la conmutación entre filtros LM13600/35, y las opciones de FM y sincronización de osciladores
  • Ensamblaje paso a paso sencillo y apasionante, con un acabado soberbio, sólido y de factor analógico-vintage
  • Conserva el sonido de MS-20 con ligeros matices, y lo eleva a un mundo de nuevas posibilidades sónicas
Señalamos
  • Precio algo elevado para tratarse de una unidad "móntala tú mismo" -aunque la consideración "pieza de coleccionista" también ha de ser tomada en consideración
  • Su gran tamaño dista del concepto de módulo, pero es algo que toca asumir dada su flexibilidad de interconexión
90%Nota final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
95%
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES