Enfrentamos a los instrumentos de muestras con los modelos computerizados y calculados a tiempo real… ¿cuáles ganan?

Si miras a tu alrededor, en los catálogos de fabricantes de sintetizadores o de distribuidores de instrumentos virtuales y librerías, es fácil comprobar que el modelado ha avanzado de forma significativa desde mediados de los años 90. Pero aún hay que considerar el reto que suponen sus rivales basados en muestras.

La tecnología del sampling también ha madurado sobremanera desde su sobreexplotación en los años 90, hasta llegar al punto de ofrecer muy buenas emulaciones de los instrumentos originales. Hoy es normal encontrar librerías con muestras individuales de cada nota, y con entre diez y 20 capas de velocidad, además de varias articulaciones que evitan el llamado efecto “metralleta” –donde la repetición de la misma nota crea un irreal sonido repetitivo conforme se dispara la misma muestra una y otra vez.

Un magnífico ejemplo de inversión de recursos de grabación y producción lo encontramos en las librerías orquestales y aquellas dedicadas a la composición de bandas sonoras: sus astronómicos precios parecen un chollo cuando analizas el material que realmente contienen y cómo llegan a sonar.

Lectura relacionada: Round Robin, enriquece tu sampling

Una lucha por la fidelidad

Así las cosas, ¿qué tecnología ofrece los mejores resultados en términos de realismo y valor práctico? Los instrumentos de modelado físico lo tienen hoy más difícil para competir con las modernas librerías de muestras, pero Niclas Fogwall de la compañía Modartt (que desarrolla el piano modelado Pianoteq y otros instrumentos), argumenta que poseen ventajas cruciales sobre las alternativas basadas en sampling.

“Los instrumentos que son implementados mediante modelado físico poseen un ‘tamaño’ muy pequeño y, por eso, los instalas y cargas antes, incluso en portátiles”, argumenta Niclas. Además, añade que “esos instrumentos no necesitan un disco duro dedicado para guardar todos los archivos con muestras, porque su sonido se genera a tiempo real”.

Los sintetizadores modernos proporcionan algunos de los referentes más obvios de los éxitos de mercado que ha permitido la tecnología del modelado: hoy es difícil encontrar unidades de emulación analógica que no empleen estas tecnologías. Novation Mininova, Yamaha Reface CS o Roland Gaia son ejemplos de pequeños sintetizadores que balancean unos precios muy ajustados con asombrosas capacidades sonoras.

Quizá lo más importante sea que ningún instrumento muestreado acaba siendo tan ajustable y flexible como una versión modelada. Ajustar la dureza de los macillos en un piano modelado, por ejemplo, lleva sólo unos segundos. ¡Intenta hacer eso con una librería de muestras!

Modartt Pianoteq 5 Pro, un espectacular piano modelado