Seguramente, el panorama es el elemento al que menos importancia damos en el proceso de mezcla. Casi todos nosotros lo pasamos por alto, pensando poco o nada en algo que, de hecho, es uno de los principios fundamentales de la ingeniería sonora. El panorama tiene el poder de convertir una mezcla gris y anodina en una fascinante visión sonora.

La mayoría de nosotros tenemos dos oídos sanos y vivimos en un mundo estéreo. Nuestra capacidad para detectar la procedencia de un sonido nos ayuda a vivir nuestras vidas con eficacia y seguridad cada segundo del día, pero esa percepción multidimensional también hace que nuestro mundo sea un sitio mucho más interesante y divertido.
Gracias al panorama podemos emular experiencias acústicas de la vida real, colocando los sonidos en un campo estéreo. Por supuesto, para conseguir el mayor realismo podemos entrar al ámbito del surround, pero aquí vamos a limitarnos a explorar el estéreo al máximo.
Primero echaremos un vistazo a la colocación correcta de los altavoces,
antes de describir el funcionamiento de la audición y nuestra capacidad para percibir la posición espacial de una fuente sonora. Luego recordaremos algunas normas básicas del panorama –¡animándote a romperlas¡– y te contaremos las diversas leyes de panorama que suelen ofrecer casi todos los mezcladores virtuales, qué son y cuál deberías utilizar.
Por último, te enseñaremos a visualizar tu escena sonora, explicaremos algunas aplicaciones creativas del panorama y te guiaremos a través de la automatización del proceso, ¿estás preparado?

Descarga el reportaje original en formato Adobe PDF
6.13MB

Publicado originalmente en Computer Music 79

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

Hacer Comentario

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES