El rey de la 808 se ha dedicado a facturar ritmos demoledores y enlatados desde finales de los años 70. Nos citamos con Egyptian Lover, aka Greg Broussard, para rendirle un merecido tributo por su perfil de prospector sonoro.

Antiguo compañero de Uncle Jamm’s Army como DJ de fiestas privadas, Egyptian Lover publicó en 1984 su primer álbum, que ya incluía ese inconfundible sonido de Roland TR-808 que le hizo famoso.

A diferencia de otros artistas de la Costa Oeste, como Dr. Dre y Ice T, Greg Broussard nunca abandonó el sonido acelerado del electro por el gangsta rap. A día de hoy, tras casi 30 años de carrera a sus espaldas, todavía arrasa en los clubes con su incomparable pericia a los platos y los auténticos ritmos analógicos de TR-808 que se lleva consigo a cualquier cabina.

Su figura se ajusta como un guante a nuestra sección En EL RADAR, pues el sello Stones Throw Records se dispone a lanzar un box de antología que contendrá temas clásicos y cortes inéditos rescatados de las bobinas máster de Egyptian Lover

El amor de Egyptian Lover por el sonido 808 es algo grande -ha definido por completo su sonido desde sus raícesFM: ¿Cuál fue el primer equipo que usaste para empezar a crear tu música?
Egyptian Lover:
«El primer instrumento musical que toqué en mi vida fue una caja de ritmos, una Roland TR-808. En cuanto escuché lo que era capaz de hacer con ella, decidí llevarla a los clubes para dispararla en directo cuando pinchaba con Uncle Jamm’s Army. La gente se volvía loca, y entonces comprendí que aquél era el mejor sonido del mundo. No hay nada comparable a una 808, suena mejor en directo que en los discos y todavía la utilizo en mis sets actuales».

¿Es cierto que estuviste a punto de colaborar con Prince?
«En efecto, un miembro de su equipo me dijo que quería hacer un tema conmigo. Soy fan de Prince de toda la vida y aquello me habría convertido en el tipo más feliz del mundo, pero por desgracia, surgió algún imprevisto y nunca llegó a fructificar».

«Años más tarde escuché su instrumental Get Loose, y creo que era el tema que pensó hacer conmigo… ¡tendré que preguntárselo cuando le vea [risas]! Me contaron que Prince respetaba mucho mi música, pero Prince es el artista que más me ha inspirado para escribir las letras de mis temas, todos tienen un cierto aire al genio de Minneapolis «.

Con el paso del tiempo, habrás visto todo tipo de cosas en los estudios, ¿cuánto ha cambiado tu forma de trabajar desde que empezaste?
«Los estudios han sufrido muchos cambios, por supuesto. Por ejemplo, ya no hay máquinas de cinta. Me encantaba cortarlas para editar las grabaciones, era tan divertido que no parecía un trabajo. Ahora todo es mucho más simple, casi resulta demasiado fácil. Prefiero trabajar como en los viejos tiempos, todavía hago cosas así, aunque en lugar de cintas, utilizamos Pro Tools. He visto de todo –ADAT, cuatro-pistas sobre cassette, grabadores de 16, 24 y 48 pistas con dos enormes máquinas conectadas… Ahora la gente lleva un portátil cargado con todo lo que necesitas para hacer un disco, ¿o debería decir un MP3?».

Roland TR-808 y Jupiter-8, aunque estas unidades son las auténticas de Egyptian Lover  Este año conseguiste tu ansiado Jupiter-8… ¿Crees que el software conseguirá igualar la potencia de los sintes analógicos? ¿Utilizas muchos plug-ins e instrumentos virtuales?
«Un sinte analógico siempre será mucho mejor, por descontado. Tocar un sinte en el que has invertido tu dinero y crear tus propios sonidos con él es un arte imposible de replicar por medio del software. No hay color para alguien que sepa apreciar la música. Sería como comparar a un artista que pinta una obra maestra con alguien que maneja PaintShop Pro en el ordenador».

¿Te interesa algún equipo concreto en estos momentos?
«Busco más TR-808s –¡sólo me quedan cinco de las ocho que tenía! Cada una de ellas tiene algo único y exclusivo. El sonido varía un poco de unas a otras».

Con toda la tecnología disponible para los DJs actuales, ¿tiene algún sentido realizar efectos con vinilos de forma manual? Llegaste a decir que ‘un DJ no es nada si no sabe hacer scratch‘, ¿todavía lo piensas?
«Sí, creo que eso es ‘hacer trampa’. Soy un DJ puro de la vieja escuela, y utilizo el vinilo para enseñarle a todo el mundo que hago mis discos con trucos y efectos manuales, no con un mezclador que lleva efectos internos. No uso ordenadores ni equipos molones para mejorar mi capacidad para mezclar. Repito, soy un DJ ‘puro’, el mejor que vas a encontrar».

¿Cuáles son tus planes más inmediatos?
«En 2014 se cumple mi 30 aniversario en la música -he lanzado un previo del tema Freaky Deaky Machine que estará incluido en mi próximo álbum 1984. Comprobad el sonido old school inspirado desde el año 84 y disfrutad de cómo se hacía la música por entonces. Estoy usando todo mi equipamiento clásico para este álbum, TR-808, Jupiter-8, SH-101, y más. Es divertido hacerlo de este modo, y aunque recurrir a estudios profesionales es muy caro, ello merece cada céntimo invertido. Así es como se debería hacer, un gran estudio para un gran sonido. Además, saldré de gira y me llevaré mis 808 para mostrarle al mundo lo que sabemos hacer los perros viejos como yo».

¿QUIERES SABER MÁS?
Pásate por la página en Facebook de Egyptian Lover para conocer las últimas novedades de este electrogurú.
Y no te pierdas esta sesión integral de dos horas, con Greg Broussard haciendo de las suyas en directo frente a su tecnología clásica.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES