Potencia tu PC o Mac actualizando los anticuados discos duros por modernos discos SSD de alto rendimiento -al tiempo que proteges tus datos ante las eventualidades con nuestros consejos…

La alta tecnología es hoy una constante en nuestros estudios de producción musical, y la potencia de nuestros ordenadores se ha ido incrementando con el paso del tiempo. Todo ello ha contribuido a que la posibilidad de crear producciones completas «dentro de la caja», haya dejado de ser noticia para convertirse en una acción cotidiana.

Los problemas clásicos, no obstante, siguen estando ahí: en algún momento, nuestras máquinas comienzan a ir lentas, se llenan de virus (¡muy mal!) o de volúmenes ingentes de datos (bueno, algo mejor), y no rinden lo suficiente para soportar un trabajo cómodo; es justo entonces cuando nos preguntamos qué está pasando y qué demonios será aquello que limita la productividad y, por extensión, la calidad de nuestras producciones.

Discos SSD: Revive tu ordenador musical de años

Según sea la potencia que tu ordenador musical te ofrezca, conseguirás que funcione mucho más rápido mediante una oportuna renovación tecnológica: ahí fuera tienes la posibilidad de mejorarlo si sustituyes su disco duro por un unidad mucho más rápida. Nos referimos, evidentemente, a los discos SSD.

Podrías pensar que el coste es un problema: mientras que los discos duros mecánicos (los «normales», con placas magnéticas que rotan) son cada vez más baratos y ofrecen una mayor capacidad, los discos SSD -o Discos de Estado Sólido, basados en memoria, como si fuesen una amalgama de muchos pendrives, para entendernos- cuentan con velocidades y capacidades crecientes, pero su relación entre almacenamiento y precio es mucho peor respecto a los discos tradicionales. La situación, afortunadamente, mejora a pasos agigantados, y todo ello por la demanda creciente de estas unidades avanzadas.

Samsung 850 Pro: un magnífico ejemplo de disco SSD de 500GB... ¡delicioso!

Samsung 850 Pro: un magnífico ejemplo de disco SSD de 500GB… ¡delicioso!

La gran ventaja es que los discos SSD son tan rápidos que resucitan ordenadores y consiguen que arranquen a una gran velocidad, a tres, cuatro o incluso muchas veces más rápido que antes. ¿Qué otras ventajas encontrará un músico de ordenador usando unidades SSD? ¿Y qué recomendaciones de uso tenemos para vosotros, creadores de estudios musicales «en la caja»? Veamos…

  • Parece una buena táctica que uses un disco duro SSD de unos 500GB como disco central de tu ordenador, y si necesitas más espacio, recurras a un disco(s) secundario(s) de alta velocidad rotacional -7.200RPM-, sobre todo para almacenar proyectos, librerías y colecciones de sonidos.
  • Estos discos duros tradicionales de gran capacidad -de entre dos y 6TB- suelen ser lentos en comparación con un disco de gran demanda donde está instalado un Sistema Operativo, y resulta mucho más práctico a la larga evitarles el stress propio de instalar muchas aplicaciones o plugins, navegar por la Red, descargar e-mail, etc. Si evitas esas activaciones frecuentes de lectura y escritura, el tiempo de vida de esos discos de gran capacidad será mucho mayor.
  • En la medida de lo posible, elige discos secundarios con una alta velocidad de respuesta -ya se trate de unidades internas o externas. En este último caso, usa discos externos USB 3.0 o Thunderbolt (Mac), siempre que tu ordenador los soporte.
  • Instala en el disco duro principal (recuerda, SSD idealmente) todas las aplicaciones DAW, plugins o librerías que uses habitualmente y que requieran un alto número de tareas activas de lectura y escritura -idealmente, tanto la tasa de transferencia como el tiempo de respuesta serán rápidos, y eso repercutirá favorablemente en tu flujo operativo.
  • Ten en cuenta que un disco duro «lento» puede convertirse en un cuello de botella crítico para tu estudio si recibe parte de tu librería, o lo empleas para almacenar audio de un proyecto, por ejemplo. En tal caso, tu experiencia de producción podría ser desastrosa, porque tu sistema será tan frágil como su eslabón más débil.

Mantén tus datos a salvo

Seguro que eres celoso de la integridad de tus datos -todos lo somos, claro. Para ello es bueno que cuentes con un disco(s) de alta capacidad, pero sin renunciar a la velocidad. Son muchos los fabricantes que incluyen aplicaciones gratis con sus discos para realizar y mantener copias de seguridad (backups). Western Digital es un buen ejemplo, entre muchos otros, con software práctico para sincronizar carpetas concretas o unidades completas de un modo automático.

Por otro lado, nunca está de más realizar la clonación de tus discos duros por lo que pudiese ocurrir (especialmente, si te planteas pasar a Windows 10 u otro SO). En este caso, hay varias herramientas disponibles para clonar discos, incluso conservando el sistema operativo instalado inicialmente (AOMEI Partition Assistant es una gratuita, muy popular en Windows), además de cajas clonadoras específicas, como Raidsonic IcyBox (51€), que facilitan sobremanera dicho trabajo.

En definitiva, las pérdidas de datos hoy no pueden ser accidentales, sino posibilidades reales frente a las que la tecnología nos ofrece un amplio número de soluciones que nos permiten estar protegidos.

Disco Adata HD710: y nosotros que nos pensábamos haber visto todo en cuanto a la integridad de datos frente a los accidentes inesperados...

Disco Adata HD710: y nosotros que nos pensábamos haber visto todo en cuanto a la integridad de datos frente a los accidentes inesperados…

A prueba de robo, golpes… ¡e incluso agua!

El vacío espiritual que causa una pérdida de datos es desolador, nunca mejor dicho, por no contar las pérdidas económica y de tiempo que esto implica en muchas ocasiones. Y por si eso fuera poco, que nuestros datos caigan en manos ajenas y los manipulen o difundan sin nuestro permiso, ya es el «no va más». Una buena forma de tener las espaldas cubiertas ante esa eventualidad son los sistemas de protección por contraseña y encriptación hardware que actúan como eficaces antirrobos -algunos discos de Western Digital los incluyen, así como de otros fabricantes.

Suele ser suficiente instalar una aplicación que se incluye de serie con el disco para disfrutar de esta funcionalidad, añadiendo después una contraseña que se guarda en el ordenador anfitrión: de ese modo, cada vez que conectes el disco duro al ordenador donde lo sincronizaste, quedará activado y no será necesario introducirla de nuevo. Cuando el disco se conecta en otro ordenador, un panel de petición de la contraseña será mostrado para evitar los empleos no autorizado.

Cuando sueles mover tus discos duros, no está de más proteger tus datos frente a «percances violentos»… Nos referimos a los golpes. Y sí, como lo oyes, en el mercado encontrarás también discos duros preparados para resistir fuertes movimientos, choques y caídas. Yendo un paso más allá, la compañía Adata vende una gama de discos resistentes al polvo, los impactos ¡e incluso el agua! Su modelo HD720, por ejemplo, es capaz de resistir inmersiones en agua durante 120 minutos a dos metros de profundidad, además de ser indemne a choques fuertes, exposiciones de arena o polvo, y caídas accidentales.

Cómo ves, hay muchas opciones de las que puedes sacar partido, ya se trate de instalar un nuevo disco y revivir tu antiguo ordenador musical, o contar con una gran capacidad de almacenamiento externo sin renunciar a la seguridad.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES