Los síntomas: cuando grabas tus sintetizadores, suelen sonar delgados y con menos vida, pero al escucharlos por auriculares, suenan ricos y llenos –te damos varias soluciones…

Vaya, la clave es hallar algún truco o técnica para obtener un sonido más grueso y real. Y de paso, combatir lo que percibes como un tono bastante plano y aburrido. Conviene decir, además, que muchos creadores se encuentran con este problema, sobre todo cuando graban a través de las entradas de línea de sus interfaces de audio, directamente sobre su software DAW (Cubase, Ableton, Bitwig, Reaper, el que sea que andes empleando).

Hay varias cosas que puedes probar para mejorar el sonido de tus grabaciones de sintetizadores. Si trabajas monitorizando desde tus auriculares, es posible que obtengas un falso sentido de “grandeza” en tus sonidos, y así el resultado te defraudará cuando los escuches en tus monitores. Por tanto, ¿por qué no encaminas tus sintes a un amplificador de guitarra? Así añadirías aire y armónicos a tu sonido, y quizá también un poco de sonido de sala, en función de la cercanía o lejanía del micrófono con el ampli.

Trucos de la vieja escuela cuando se trata de engrosar tus grabaciones de sintetizadores

Si no tienes a mano un amplificador de guitarra, reproduce tu sintetizador en solitario; una vez grabado, escúchalo a través de los monitores de estudio y captura ese sonido con cualquier micrófono que tengas a mano. Si cuentas con dos micros, te resultará posible capturar tus sintetizadores en estéreo; añade esa señal al sonido directo y mézclalo con éste a tu gusto. El sonido resultante tendrá más vida y calidez. Éste es quizá el modo más barato de mejorar el sonido.

Encamina tus sintes hacia un viejo reproductor de cassette o magnetofón de bobina abierta, ya que suelen añadir calidez debido a la saturación inherente a la cinta magnética…

Otra opción es servirte de un previo a válvulas, o de un solo canal. TL Audio, ART Pro Audio y PreSonus fabrican previos de válvulas de buena calidad y precio aceptable, pero si tienes un poco más de presupuesto, repasa además las opciones de transistores y válvulas ofrecidas por fabricantes como API, Neve, o Universal Audio. Todos ellos añadirán calidez y grosor a tus sonidos de sintetizador.

Otra posibilidad sería actualizar tu tarjeta de sonido (¡es una historia sin fin!), a una unidad que disponga de mejores previos, como Antelope Audio Orion32, Apogee Ensemble o Symphony, Prism Orpheus o quizá un modelo actualizado de UA Apollo. Si todo ello falla, prueba con una sutil reverb y/o chorus y experimenta con delays para brindar amplitud al sonido e inyectarle mayor movimiento.

O incluso encamina tus sintetizadores hacia un viejo reproductor de cassette o magnetofón de bobina abierta, ya que ambos suelen añadir calidez a cualquier sonido, debido a la saturación inherente a la cinta magnética. Todo se trata de experimentar en función de vuestro presupuesto, pero esperamos que estas ideas os inspiren a probar cosas nuevas.