Ya sea en estudio o en directo, siempre es muy importante que músicos y técnicos de sonido mantengan una comunicación fluida, un respeto mutuo y un trato amable… Pero, ¿qué es lo que espera un técnico de sonido de los músicos?

La cosa varía un poco dependiendo de si se trata de técnicos de estudio o técnicos de directo, aunque la gran mayoría de consideraciones son comunes en ambos casos. Si bien algunas de estas recomendaciones pueden parecer de sentido común, no está de más recordarlas. Es importante tener presente que el técnico de sonido es una parte fundamental del trabajo de un músico y que, en gran medida, participa de forma activa del resultado final de la grabación o del concierto.

El técnico de sonido puede realzar, reforzar, destacar y/o corregir los detalles más importantes del sonido de cualquier grabación o sonorización y, hasta incluso, puede conseguir que te den un Grammy, llegado el caso. Ahora bien, del mismo modo, puede estropear el mejor concierto y al músico más sobresaliente, si la situación se tuerce.

Si bien, en primer lugar, estos resultados dependerán de las habilidades del técnico -contamos con que la mayoría de profesionales buscan hacer su trabajo de la mejor manera posible-, también es una verdad que la relación que entablemos con este será esencial de cara al resultado final.

Es evidente que los resultados de una grabación o sonorización en directo dependerán de las habilidades del técnico, pero no es menos cierto que la relación que entablemos con este será esencial de cara al resultado final…

No se trata de que le caigas bien o mal –que también- sino de que en muchas ocasiones, por no dejarle el espacio necesario para que realice su trabajo, influimos negativamente en la calidad del mismo. Como en toda relación laboral, es necesario ser flexible, asertivo, dialogante, proactivo, saber escuchar, dejar los egos de lado, etc. Al mismo tiempo, al igual que se espera que el técnico se comporte como un profesional, el músico debe hacer exactamente lo mismo.

Obviamente, las recomendaciones para una buena relación entre músicos y técnicos de sonido no se limitan a cinco consejos. No obstante, estas cinco cosas que todo músico debe conocer engloban una serie de sugerencias que abarcan un amplio espectro y que pueden resultar muy útiles para conseguir este objetivo.

Después de esta pequeña introducción, que sirve para situarnos en el contexto, pasamos a describir cuáles son las cinco cosas que todo músico debe conocer para llevarse bien con el técnico de sonido.

El técnico debe sentirse tu socio en el proyecto

1. Para que una grabación o un concierto suene de maravilla es recomendable que consigas empatizar con el técnico, que él o ella se sienta parte importante del concierto o de la grabación. El técnico es tu aliado -así que habla con él, muéstrale que tienes una gran ilusión depositada en el trabajo que va a hacer con el sonido de tu música, y hazlo sentir partícipe.

Permítele hacer su trabajo

2. Debes centrarte en tu música, en tus instrumentos, en tu público y dejar que el técnico trabaje en tu sonido. Seguramente, tanto el músico como el técnico tengan una manera establecida de hacer las cosas, por lo tanto no debe interferir el uno en el trabajo del otro. Obviamente se puede y se debe opinar, hacerle saber al otro si se ha pasado un detalle por alto pero siempre siendo humilde y constructivo.

Para que el técnico pueda hacer bien su trabajo, necesitará que en la prueba de sonido suenes con la misma intensidad e intención que si estuvieras en directo o grabando esa pista definitiva -de esta forma no tendrá que ajustarlo todo dos veces-. Que los instrumentos estén escrupulosamente afinados -un instrumento desafinado destruye cualquier performance antes de empezar-. O que no estés haciendo ruido durante la prueba de sonido, practicando partes que no tienes claras o tocando cuando no es tu turno -todo esto perturba el trabajo y la concentración del técnico.

musicos_tecnicos_de_sonido_04

El silencio también es un gran aliado del técnico de sonido y las pruebas de sonido no deberían convertirse en sesiones de ensayo, sino en la oportunidad del técnico para preparar la mejor mezcla posible.

La prueba de sonido es un momento en el cual los músicos tocan para el técnico de sonido, con la misma intención con la que posteriormente lo harán en el concierto. De esta forma el técnico puede ajustar las referencias y tomar las medidas ya sea para monitores o PA. En ningún caso debe ser un momento para ensayar…

Prepara bien tus instrumentos y el resto de tus materiales

3. Esta es una de las mejores formas de que músicos y técnicos de sonido estén en sintonía. Debes revisar tu instrumento y tenerlo en buen estado. Un instrumento que no suena bien porque está en malas condiciones será difícil de que suene mejor más adelante, por más pericia que tenga el técnico y por muy bien ejecutado que esté el instrumento.

Así mismo, revisa todo tu material y asegúrate de que dispones de todo lo necesario para poder grabar o ser sonorizado. Accesorios, cables, adaptadores, pedales, cuerdas, etc., son elementos que, si bien suelen estar en la maleta de un técnico o en los estudios de grabación, no son responsabilidad del técnico sino del músico. Debes considerar estos elementos como una extensión de tu instrumento.

Actúa con profesionalidad

4. Te comprarán por lo que te vendas. Es una frase que resume la idea de este punto. Tu trabajo, tu música y tú mismo, no dejáis de ser, en cierto modo, un producto con un determinado valor. Este valor vendrá definido por varios factores. Obviamente, la calidad de tu trabajo, la originalidad, etc., son características muy importantes a la hora de vender tu trabajo, pero no son menos importantes otras como la responsabilidad, la organización y el compromiso.

No seas impuntual, sobre todo si se trata de un directo, esto repercute negativamente no sólo en la calidad final del producto, sino también en el trabajo de los demás, como en este caso el técnico de sonido, quien se deberá pasar la primera parte del concierto ajustando –bajo un gran estrés- todo aquello que no se pudo hacer en la prueba de sonido por falta de tiempo. Ni hablar si se trata de un evento con más grupos o con un desarrollo más complejo.

Organiza bien tu trabajo y tus tiempos

5. Tanto en estudio como en directo es importante organizarse bien. Una mala organización en el estudio como temas sin preparar, objetivos poco claros, músicos que no se presentan o tiempos que no se respetan redundarán, como es evidente, en un mayor número de horas y en un estado general de frustración.

musicos_tecnicos_de_sonido_07

En el directo, un aspecto fundamental para cumplir con esta organización es disponer de un rider coherente y actualizado. El técnico, al igual que los músicos, preparan su sesión de trabajo con antelación. Para esto, en directo, es fundamental que el técnico sepa de antemano cuáles son las necesidades de todos los músicos, la instrumentación que llevan, sistemas de monitorización, etc. Esto se hace aún más necesario si en el mismo evento participa más de un grupo, ya que en este caso las necesidades pueden ser totalmente diferentes. Si el técnico se encuentra con que el rider no es correcto puede acarrear una serie de problemas en cadena, falta de recursos para una buena sonorización, incomodidad de los músicos durante el concierto, retraso en la prueba de sonido y un largo etc.

Como hemos comentado más arriba, existen muchas cuestiones relacionadas con este tema, consideraciones más filosóficas como tener claro cómo quieres sonar, que el músico y el técnico se sientan a gusto, que los egos de unos y de otros no desvirtúen el trabajo de músicos y técnicos de sonido y otras cuestiones más prácticas, como que haya un control sobre el volumen de los amplificadores sobre el escenario que deje un margen de actuación al técnico de monitores, que los cantantes proyecten su voz y no se alejen de los micrófonos o que los músicos acudan al estudio de grabación con un plan bien estructurado que haga rentable el tiempo invertido. En este breve artículo hemos querido reunir algunas de las más significativas con el fin de aclarar un poco las ideas y contribuir a que tu trabajo sea más satisfactorio.

Imágenes por cortesía de Sonido ZerodBs