Te describimos cuatro trucos de aplicación para el chorus que se benefician de la mesura…

El efecto de chorus no siempre tiene una buena valoración: algunos músicos y oyentes asocian su sonido con los tonos excesivamente indulgentes de guitarra de los años 80, por ejemplo. Pero cuando logramos utilizar el procesamiento de chorus de una forma creativa y con mesura, puede convertirse en un recurso de producción musical versátil al extremo.

Esta vez no queremos extendernos mucho en las explicaciones, y sólo pretendemos delinear cuatro ideas sobre cómo llevar los efectos de chorus a tu mezcla en un enfoque delicado, y beneficiándote de sus curiosos resultados. ¡Empezamos ahora y acabamos en muy poco tiempo, pero los resultados te entusiasmarán!

Añade una sutil anchura dual a tus pistas

Si empleas el procesamiento de chorus como un efecto de envío, puedes utilizarlo para ensanchar sutilmente un elemento de tu mezcla. La idea particular de esta recomendación depende de que uses un procesador dual hardware o un plugin de chorus que te permita alterar los parámetros de los canales izquierdo y derecho de forma independiente. Y de ese modo, cuando estableces diferentes configuraciones en cada lado, puedes ocasionar una impresión de mayor anchura, en un ámbito muy sutil –aunque todo depende de tus valores.

Así las cosas, esta idea opera mejor cuando mantienes a valores bastante bajos tanto la realimentación (feedback) como la profundidad (depth). La base del truco es que la impresión de anchura vendrá marcada por la cantidad de señal directa –seca, sin procesar– que envíes al efecto de chorus.

Genera efectos de lujo con OSL Chorus, un plugin VST/AU basado en la sección de chorus de Roland Juno 60

Genera efectos de lujo con OSL Chorus, un plugin VST/AU basado en la sección de chorus de Roland Juno 60 (descarga aquí)

Obtén una doble pista falsa con ayuda del chorus

En las grabaciones de voces, suele dar buenos resultados colocar una toma doble sobre una pista de apoyo: y es que en la práctica, una interpretación idéntica de la misma voz, agregará riqueza y profundidad al sonido resultante. En otras ocasiones, podrías tener sólo una pista que contenga una única toma vocal aislada. Y en tal situación, un sutil chorus puede acercarse al tipo de sonido engrosado que proporciona la técnica de pista doblada.

Ahora bien, no creemos que sea una solución ideal para el tratamiento de la voz principal, aunque incluso así puede resultar muy útil. La mejor recomendación aquí viene al pelo con las voces de coros, las de acompañamiento. Y es que ese comedido chorus contribuirá a que esas voces de acompañamiento generen la percepción de sonar más atrás en la mezcla, más alejadas. La intención es conseguir una superposición más profunda entre las pistas de coro respecto a la voz principal. Y créenos que esto funciona bien para el caso.

Añade un bello barniz a los sonidos anodinos

Como en las recomendaciones previas, la pauta es de nuevo la sutilidad en la aplicación del efecto. Un pequeño toque de chorus añadirá un pulimento rico a un sonido sordo, que podría ser un colchón de cuerdas apagadas, una pista de guitarra acústica, o cualquier otro instrumento.

Ten en cuenta que, cuanto más ajetreada esté tu mezcla, más chorus podrás emplear para esta finalidad sin que llegue a resultar obvio. Pero si tu mezcla es muy ligera, de pocas pistas, deberás demostrar más cuidado al desplegar esta técnica. Ser sutil aquí significa que no querrás instrumentos acribillados de chorus, sino que perseguirás un sonido abrillantado, que suscite en tus oyentes una duda al tratar de averiguar qué demonios les has puesto.

Como siempre decimos, experimenta, prueba con la configuración del efecto –un buen punto de partida sería una profundidad de modulación (depth) alrededor del 10%, una velocidad de modulación (rate) de entre 0,1 y 10Hz, un valor muy bajo de realimentación (feedback), y un tiempo de retardo (delay) comprendido entre 20 y 80ms. Y podrías fijar el balance entre señal directa y procesada (dry/ wet) en un rango del 20 al 70%, en función de la complejidad de tu mezcla.

Perseguirás un sonido abrillantado para ciertas pistas, que suscite en tus oyentes una duda al tratar de averiguar qué demonios les has puesto…

Cómo asentar con chorus las cosas más atrás en la mezcla

En esta extensión de lo que escribíamos en la segunda recomendación, recordamos que el efecto de chorus permite asentar elementos más atrás en una mezcla. En realidad, el chorus hace que los sonidos sean ligeramente menos distintivos, y desde el ámbito perceptual, nos hace experimentar su procedencia como más lejana.

Pero este efecto no siempre resulta ser beneficioso, obviamente, ya que tiende a generar pérdidas de claridad en la mezcla de ciertas pistas. De nuevo, un empleo comedido e inteligente brinda una poderosa herramienta en manos del creador musical y cualquier experimentador. La tarea de mezcla consiste en separar elementos y ubicarlos en diferentes espacios, y el chorus se presenta como increíblemente útil para empujar ciertos elementos hacia el fondo de la percepción. Piensa, además, que ese ejercicio tiene otra ventaja: otros elementos vendrán a un primer plano como consecuencia directa del procesamiento.

¿Tienes tú más ideas creativas de procesamiento relacionadas con el chorus y otros efectos de modulación? Escribe tus comentarios más abajo…