Calienta y satura tus sonidos digitales: cinco sencillos trucos de producción

El entorno digital ofrece ventajas sin fin, pero en el proceso perdimos ese “calor analógico” de antaño -estos cinco trucos de producción devolverán ese esplendor añejo a tus sonidos…

Mode_Audio_Trucos_calentar_sonidos_digitales_intro_750x400px

El sonido analógico siempre ha tenido mucha demanda y por una buena razón, calidez, saturación sutil y distorsión. Algo que siempre ha estado a la orden del día en los clásicos estudios vintage. Por la misma razón, la comodidad, versatilidad y flexibilidad de los sintetizadores digitales y herramientas de hoy no puede pasarse por alto.

Dado que ambos parecen a menudo ser opuestos e incompatibles, da la sensación de que estamos en un encrucijada irreconciliable. Nada más lejos de la realidad.

Afortunadamente para nosotros, hay un número creciente de plugins y dispositivos que van a ayudarnos a “hornear” y dar calidez a esos sintetizadores VST tan ásperos hasta convertirlos en algo atractivo y confortable. Con la combinación de los consejos y trucos de producción que vamos a compartir contigo, ¡obtener ese sonido será algo sencillo y rápido!

1. Vigila esos meneos: ecualiza con sigilo

Sea como sea, cuando estés pensando en el “color” de tu sonido y quieras darle esa calidez analógica, la primera herramienta que debes tener en mente es la ecualización.

Como punto de partida, es muy útil pensar en el espectro de tu sonido dividido en cuatro bandas básicas, como podrías encontrar en los viejos amplificadores hi-fi: graves, medios-graves, medios-agudos y agudos. Cuando se trata de calidez, la banda en la que debes centrarte es la de medios-graves, entre la región de 200 y 500Hz.

Para una demostración, vamos a escuchar un arpegio desarrollado con los recursos del notoriamente digital sonido del sintetizador Native Instruments Massive:

Utilizamos un sonido muy básico de onda cuadrada para que sea muy claro. ¿Así que cómo vamos a darle calor y presencia analógicos? Utilizando un filtro notch gracias a la ecualización de tu propio DAW. Hacemos un barrido con un realce de +6dB desde 200 hasta 500Hz, y encontramos que la banda de 310Hz suena bastante más agradable que el áspero sonido inicial.

Para terminar, volvemos sobre el realce para dejarlo en +3dB y añadimos por debajo de 200Hz un sutil aumento de +2dB. Ahora ya puedes pensar en el sentido opuesto de todo trabajo con EQ, la atenuación o recorte.

Recortar o atenuar puede ser tan beneficioso como realzar y es un paso a menudo pasado por alto por los productores principiantes. Eliminando sutilmente regiones de una determinada frecuencia, darás importancia y más atención a otras áreas, aumentando así su percepción ante los oyentes.

Así que, como aún escuchamos este arpegio algo áspero y brillante, vamos a trabajar un poco sus agudos. Hacemos un barrido con un realce de +6dB sobre la zona de medios-agudos alrededor de 1kHz, que suele ser la zona del espectro con un sonido “nasal”. De hecho, un recorte de +2dB alrededor de 1.2kHz es el truco, con el añadido sutil de -2dB de atenuación con un filtro high shelf en la zona de 8kHz para generar el siguiente efecto:

¿No está mal para un sencillo y cuidadoso trabajo de ecualización, verdad?

2. Llévalo hasta el límite: plugins de saturación

Una de las características más apreciadas de las mesas de mezcla analógicas es la habilidad para llevar la señal más allá de 0dB, y cuando lo hacen a través del hardware adecuado, generan un cálido, sutil y distorsionado efecto, añadiendo armónicos superiores en el espectro.

Si hacemos lo mismo en un entorno digital, obtenemos una desagradable distorsión. Por eso siempre se recomienda trabajar por debajo de 0dB al mezclar pistas en un DAW.

Por suerte, están disponibles herramientas que pueden recrear maravillosamente esta agradable saturación con gran exactitud, e incluso una de las mejores es gratuita: se trata del fantástico Saturation Knob de Softube.

Este plugin puede brindarte desde una ligera saturación hasta una distorsión completa, aunque para nuestro ejemplo actual, asestaremos un ligero giro al potenciómetro para dar color a nuestro sonido. Aquí tenemos un riff de piano eléctrico creado con el plugin Logic ‘E-Piano’:

Ahora procedemos a añadirle algo de saturación…

¡Tan sólo hace su trabajo, sin preguntas! Añadir (deliberadamente) una pizca de saturación aquí y allá en el limite de la señal roja, dando ese “toque” analógico a nuestro sonido. Podemos pensar en muchos otros fantásticos plugins de saturación, como el excelente Sound Toys Decapitator, así que no te limites a un solo dispositivo.

3. Salto espacial: utiliza reverbs de convolución

Un truco no muy habitual para darle calor al dominio digital, es aplicar un tipo de reverb para unificar todo el sonido: la reverb de convolución. Este tipo de reverb utiliza algoritmos digitales para combinar las características de espacios del mundo real (conocidas como impulsos), con la señal que procesemos -para el caso que nos ocupa, nuestro sonido de sintetizador.

Sin embargo, para que se adapte a nuestro ejemplo, necesitaremos una respuesta impulsional que suene cálida y agradable, ya que debe llenar el rango de medios-graves de los que carece nuestro sintetizador. Como no queremos oír la reverb como un elemento separado del sonido, nos bastará con un sonido muy corto, -piensa en reverbs de tipo placas o muelles para este caso (plate o spring reverbs, queremos decir).

Nosotros usaremos la excelente reverb de Logic, ‘Space Designer’, como efecto de envío. Buscaremos a lo largo de sus presets alguno que encaje bien con nuestro sintetizador. Al final optamos por uno simple pero muy sugerente llamado ‘Warm Plate’. Si no utilizas Logic (exclusivo para Mac), hay muchas opciones, entre ellas la unidad de reverb de convolución gratuita SIR1 de Audio Tools. También puedes encontrar una gran cantidad de impulsos gratis con una sencilla búsqueda por la Red.

Aquí tenemos otra línea arpegiada antes de añadir reverb

Ahora con nuestra cálida reverb de tipo plate ya aplicada:

Esto también añade algo de amplitud estéreo al sonido, lo cual es bienvenido en este caso.

‘Space Designer’ también incluye un práctico ecualizador, que nos permite añadir un realce sutil sobre 360Hz para acabar de dar ese efecto cálido -de nuevo si no dispones de Logic, siempre puedes utilizar un ecualizador después de la reverb para añadir esa ganancia extra en el rango de medios-graves.

4. Coge el bus: añade capas de procesamiento

El siguiente truco que vamos a mostrarte es quizá de los más sencillos y simples de todos. Mezcla el sonido original con capas procesadas del mismo. Utilizaremos el sintetizador Audio Damage Basic para crear una sencilla línea de bajo; después le añadiremos una copia procesada de la misma para engordarla… ¿Fácil verdad?

Aquí la línea de bajo inicial:

Empezamos enviando nuestro sonido a un bus separado y haciendo un solo de éste -ahora ya podemos procesar el sonido todo lo que queramos, después puedes volver al sonido original y ajustar niveles para que ambos queden bien mezclados. Aquí tenemos el resultado con algo de distorsión:

Esto ayuda realmente a engordar el sonido, algo similar a lo que hemos visto anteriormente con la saturación. Otro de nuestros plugins favoritos para utilizar con esta técnica es el efecto chorus, que de nuevo añade calidez y amplitud a la línea original de bajo:

5. Regreso al pasado: añade ruido

El truco final que queremos enseñarte para terminar, es seguramente el más impredecible de todos, pero que te será de gran ayuda para darle ese toque más analógico y cálido a tu sonido: añadir un capa de ruido.

Volviendo al pasado, a los días analógicos por supuesto, las cosas eran sencillamente más ruidosas -y no nos referimos a que sonaran más fuertes, hablamos de conexiones jack, cables, conexiones a patch-panels en el estudio, todo un conjunto que inevitablemente introducía cierta cantidad de ruido en la cadena sonora. Algo que en el sonido digital ha borrado por completo de la ecuación.

Sin embargo, con este nuevo grado de precisión y claridad, tenemos un mayor control -ahora podemos hacer cosas como añadir sutilmente capas de osciladores de ruido entre nuestro sonido para añadir ese toque retro que necesitamos.

Escucha ahora nuestra línea de bajo, pero esta vez con un poco de ruido de cinta por cortesía de NI Massive, mezclado con acierto:

Hemos filtrado los agudos del ruido para que sólo suene durante las notas graves, así que el efecto es muy sutil pero sin embargo, ayuda a demostrar cómo este truco ayuda a introducir ese espíritu cálido y analógico en el sonido digital. Si no tienes Massive, hay muchas alternativas disponibles de generadores de ruido, como MeldaProduction MNoiseGenerator.

Dale calor

Esperamos que estos trucos de producción te hayan hecho ver que lo digital no significa frío, calculador y rígido. Y que con estos conocimientos y las herramientas adecuadas puedas dar calidez de forma rápida a tu sonido. Como siempre, sé creativo, y no olvides que la mejor manera de conseguir un resultado cálido es ¡empezar trabajando con sonidos cálidos y analógicos desde el principio!

Este contenido se publica mediante licencia expresa del autor. El texto original en inglés “5 Tips For Warming Up Digital Sounds” está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.