El muchas veces menospreciado cable tiene su importancia en tu cadena de audio y en la conexión de tus monitores de estudio –¿pero sobre qué nivel de importancia hablamos? Seamos objetivos con el asunto y desterremos algunos mitos…

Cualquier lote de consejos sobre aspectos relativos a los monitores de referencia, no puede obviar una mención a un detalle que parece fundamental: la calidad de los propios cables. De hecho, la calidad del cable es tan importante como la del propio altavoz, pero ¿sería apropiado utilizar cables de altavoces hi-fi con monitores de estudio? También sabemos de lectores que se preocupan por la calidad de ciertos cables que vienen incluidos con sus parejas de monitores de estudio, y por descontado, es una idea saludable plantearse si la calidad de un cable estará a la altura de lo que hayamos pagado por unos monitores.

Desde luego, unos buenos cables marcarán grandes diferencias en la calidad del sonido que oirás a través de tus altavoces, así que no tendría mucho sentido que invirtieses tus ahorros en unos monitores de estudio magníficos y luego los conectases con unos cables mediocres de paquete económico tipo HAMA Hi-Fi.  De todas formas, también es justo decir que el cableado de los altavoces ha propiciado unos cuantos “bulos y mitos urbanos”.

No permitas que unos simples cables cuya calidad no haya sido contrastada, deterioren la calidad de tu sonido…

Cables de calidad para monitores de estudio: ¿joyas superfluas o componentes vitales?

Conocemos algunas personas que han pagado cifras ridículas por cables que, en realidad, no consiguen una mejora notable en el sonido, así que conviene que realices alguna comprobación previa por tu cuenta. Por ejemplo, compra longitudes cortas de varios tipos de cables para altavoces en una tienda hi-fi (baratos, intermedios y de gama alta). Llévatelos al estudio, conecta tus altavoces con ellos y trata de identificar diferencias en el sonido asociadas a cada tipo de cable. Además, ten en cuenta que necesitarás conectores adecuados para tu modelo de monitores, y que la calidad de esos conectores también afectará a la calidad del sonido –¡suéldalos como es debido!

Por norma general, es muy conveniente evitarse un ahorro en la calidad de estos componentes que parecen “secundarios”. En cuanto al uso de cables de altavoces hi-fi con monitores de estudio, si utilizas cables de cobre grueso libres de oxígeno y de alta calidad (por ejemplo, a partir de calibre 12), no deberías tener ningún problema. Además, comprueba que estén bien aislados o apantallados para evitar posibles interferencias externas.

Por otro lado, si necesitas conectar tus monitores con unos cables muy largos, conviene que compres cables de más calibre para compensar la resistencia inherente a esa mayor longitud –el aumento de la resistencia degrada la calidad del sonido y disipa más calor. En definitiva, nosotros probaríamos varios tipos distintos de cable hi-fi y compararíamos sus resultados con los de un cable específico para monitores de estudio para averiguar cuál es el que mejor suena.

Por último, nos parece de total justicia señalar en este contexto que Van Damme, Sommer, Mogami, Vovox, Belden y Canare –por ejemplo, aunque se nos ocurrirían muchos otros buenos fabricantes–, parecen marcas bastante prestigiosas en este campo, y cualquiera de ellas te garantizará un buen sonido sin preocuparte por cada modelo en particular.