Binary Music LA-50 hubiese sido otra colección de sonidos más que, basándose en un sinte clásico –Roland D-50– persiguiese un éxito de ventas tratando de captar la atención de los usuarios originales. El problema es que, al parecer, los desarrolladores no han solicitado el protocolario permiso para usar los contenidos originales, propiedad de Roland.

La bomba del copyright ha explotado tras la publicación del lanzamiento por parte de Synthtopia, y rápidamente, los argumentos desde diversas partes no se han hecho esperar. Eric Persing, uno de los mejores diseñadores de librerías para Roland y muy popular por otros de sus trabajos en Spectrasonics, argumenta en este post de Facebook acerca de la situación legal que se ha generado por este lanzamiento… Eric Persing  “Otra empresa que estafa mi trabajo y el trabajo de otros diseñadores con talento de los 80. A diferencia de muchas otras emulaciones de sintes analógicos, a menos que tengan una licencia específica de Roland para hacer este producto, es ilegal tomar muestras y redistribuir productos basados en contenidos sobre los que Roland tiene copyright”. Al parecer, las palabras de Eric Persing no están faltas de razón y base legal.

La cuestión básica es que todas las muestras y patches de Roland están registrados como obras sonoras en la Library Of Congress americana y en otros organismos internacionales. Roland es, por tanto, dueña de ese material. De hecho, cualquiera de sus usuarios obtiene una licencia de uso de dicho material cuando compra un sinte, pero esa licencia no incluye el derecho a realizar obras derivadas como el caso que nos ocupa.

Para su trabajo en Spectrasonics, con productos tan populares como Omnisphere, Persing emplea miles de samples procedentes de hardware, pero declara que “conseguimos las licencias de cada compañía, y lo más importante, nunca muestreamos patches de fábrica de cualquier sinte para venderlos como nuestros, lo cual es carente de toda ética. Estamos en una industria pequeña, nos conocemos todos y nos respetamos. Este tipo de producto no es respetuoso en absoluto”.

Roland D-50, el sinte clásico de 1987

El problema fundamental radica en las muestras originales, los samples internos de máquinas como Roland D-50. Dicho material está catalogado como grabaciones sonoras protegidas, y por tanto es ilegal lanzar cualquier producto como Binary Music LA-50, basado en dichos contenidos, sin aclarar previamente el copyright. Este tipo de situaciones no son aplicables cuando las fuentes son sintes analógicos, sintes analógico-virtuales o cualquier otro generador sonoro basado en DSP, pero la redistribución no autorizada de los patches originales sigue representando una violación del copyright.

Al hilo de las explicaciones en torno al asunto, James Young de Binary Music ha reconocido que “fue un error no haber contactado con Eric Persing antes del lanzamiento, y esto ofrece una impresión equivocada acerca de nosotros –hemos decidido interrumpir la venta de LA-50 y contactaremos con Eric para considerar más asuntos”.

¿Qué te parece a ti todo este dilema? Escribe tus comentarios.

 ¿Tienes algo que decir?

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES