Te contamos algunas formas prácticas para la integración de un antiguo sintetizador analógico “pre-MIDI” en un estudio actual basado en ordenador y software DAW…

En este caso, la solución más flexible consiste en añadir a tu sintetizador algún tipo de conversor MIDI o retrofit. Los sintes analógicos añejos suelen utilizar tensiones de control para seleccionar el tono y disparar las notas. La tensión de control de tono (‘CV’) se corresponde con un valor de nota MIDI, mientras que la puerta de la envolvente (‘Gate’) se activaría con un mensaje MIDI de tipo ‘Note On’ (cerrándose con un ‘Note Off’). Algunos sintetizadores analógicos antiguos, no obstante, emplean Osciladores de Control Digital (DCO), lo cual presenta en un principio varios problemas para acoplar un conversor MIDI.

También es posible realizar la conversión MIDI dentro del propio sintetizador, añadiendo un kit hecho a medida (Kenton ofrece varios), o investigando sobre la forma de hacerlos por tu cuenta. En su momento, PaiA también ofrecía diversos kits de conversión “hazlo-tú-mismo” que convierten señales CV a MIDI, y quizá aún sus técnicos puedan echarte una mano. Estos casos implican la realización de modificaciones dentro del sintetizador. Si eres un “manitas” podrías instalar esos kits tú mismo, y expertos como Moogchild Synthdrome siempre pueden ayudarte con la tarea o solventarla sin preocupaciones para ti.

Si no eres capaz de abordar esa conversión interna (o no lo permite tu sintetizador), la solución sería instalar un conversor externo MIDI-CV, también como los de Kenton. Todo se torna más fácil si el sintetizador incorpora jacks ‘CV’ y ‘Gate’ en su panel posterior, pero si no es el caso, tendrás que trastear en el sinte para sacar esos puntos de control desde un conector adecuado. Esto puede ser complicado de solventar en casa porque requiere cambios tanto eléctricos como de mecanizado (soldaduras, taladros y otros procesos), así que pregunta a algún técnico de tu confianza si estaría dispuesto a hacerlo.

Retrofits MIDI: muchos de ellos requieren dote de manitas

Retrofits MIDI: muchos de ellos requieren cierta dote de manitas

Procedimientos de menos hacking y más labor técnico-musical

Ahora bien, si prefieres dejar el sintetizador tal y como estaba, o si estas opciones no cubren tus necesidades, puedes echar manos de otras opciones para usar tu sinte analógico vintage en tu estudio por ordenador, siempre que estés dispuesto a aplicar nuevos métodos de trabajo.

La forma más directa de integrar el sintetizador en tu flujo de trabajo sería grabar su salida de audio. Además, los secuenciadores actuales tienen suficientes opciones de edición para compensar tus posibles carencias como intérprete. Intenta grabar frases cortas con las que puedas hacer un loop, y luego ensambla todas las partes con ayuda de los editores. Muchos sintes analógicos añejos incluyen arpegiadores que sirven para reproducir partes rápidas, como líneas de bajo o sencillas melodías.

La forma más directa de integrar el sintetizador analógico en tu flujo de trabajo sería grabar directamente su salida de audio a través de tu interface

Otra opción sería muestrear el sintetizador y cargar esos samples en un instrumento virtual –Native Instruments Kontakt, Ableton ‘Sampler’ o Steinberg HALion hacen todo esto del tirón. Suele bastar con grabar notas sueltas a lo largo de dos o tres octavas, tocando sostenidos largos a menos que el sonido sea percusivo, y dejando un segundo de silencio entre notas, más o menos.

Luego recorta tu grabación con el editor en notas aisladas y compila un multisample para tu sampler virtual. Si las notas tienen suficiente sostenido, podrás ahorrarte el tedioso proceso de hacer un bucle con cada sample. Con algo de práctica, podrás importar los sonidos de tu sintetizador analógico tan pronto como los necesites.

Si tú tienes otras recomendaciones, técnicas o preguntas sobre este asunto, no dejes de escribirnos tus comentarios más abajo. ¡Salud!