Antelope Zen Studio, interface de audio con DSP | Prueba de Drunkat

El nuevo interface de audio con DSP Antelope Zen Studio “es uno de los más completos y de mayor precisión en su conversión”, concluye drunkat en su reciente prueba técnica…

Antelope Zen Studio, interface de audio con DSP | Prueba de Drunkat

El mercado ofrece un abanico enorme de marcas interfaces de audio, que compiten por las mejores prestaciones, conexiones, protocolos, procesamiento, compatibilidades y otros detalles. Así que esta prueba se centra en buscar las fortalezas particulares de Antelope Zen Studio, que por descontado compiten al más alto nivel.

¿Alguna vez te has preguntado por qué dos interfaces de audio con especificaciones profesionales similares no suenan igual de bien? Muchas veces surge la respuesta de “las especificaciones de 24bit/96kHz no son iguales en un modelo de 200€ que en otro de 1000€”. Aunque lejos de reflejar un criterio de rigor, el apunte es cierto. Empleemos el ejemplo de Antelope Audio para matizarlo.

Igor Levin, su fundador, es popular por el desarrollo de Aardvark Aardsync, uno de los mejores sincronizadores para audio digital. Y más que una nota histórica, eso representa un detalle vital en el complejo entorno digital, que además dice mucho acerca de los altos estándares de calidad y rendimiento de Antelope Audio.

Relojes al horno, deliciosos

El diseño Oven Controlled Crystal Oscillator de Levin, por ejemplo, ubica el cristal oscilador en un compartimento “horneado” de temperatura constante, con el fin de mejorar la estabilidad del reloj y reducir sobremanera las fluctuaciones (o jitter). Y es que una sólida base de tiempos (un reloj estable) es el fundamento para todo lo demás en cuanto a tecnología de audio digital: todo se reduce a disponer de la mejor precisión en las conversiones entre los dominios analógico y digital de la señal.

La calidad y precisión de reloj de Zen Studio brinda una de las mejores conversiones AD/DA del mercado…

Con una influencia del conversor en hasta el 75% sobre el sonido de un sistema de audio digital -cifrada así por algunos especialistas-, este detalle parece de sumarísima importancia. “El diseño del convertidor digital es tanto ciencia como arte”, comenta Igor Levin. “No sólo hay que disponer de buenos elementos, sino que su combinación depende de manos expertas, cuidando su interactuación para alcanzar el equilibrio”.

Zen Studio es uno de los interfaces de audio USB que materializan este tipo de tecnología profesional, y por ello, su calidad y precisión de reloj brinda una de las mejores conversiones AD/DA del mercado. Portátil y muy completa en su número y tipos de conexiones, Antelope Audio Zen Studio integra 12 previos de micro de alta gama, ocho canales de E/S con nivel de línea, audio digital sobre ADAT lightpipe y S/PDIF junto a muchas otras bondades.

drunkat Antelope Audio Zen Studio

El sistema hace un empleo intensivo del control digital, que implica que ninguno de los previos exhiba knobs de ganancia o interruptores de alimentación phantom. Así las cosas, sólo vemos como únicos controles físicos en Zen Studio su botón de encendido/ espera, un rotatorio asignable a varias funciones y un par de cursores de valores. Eso sí, una pequeña pantalla en color se encarga de mostrar la información relevante.

El fabricante provee también la utilidad Zen Studio Software para PC o Mac que permite un control más directo y pormenorizado del sistema, junto a un acceso flexible e intuitivo de sus funcionalidades.

Panel frontal de Antelope Zen Studio

Zen Studio y sus efectos potenciados por DSP

Más allá de su calidad, estabilidad y prestaciones, Zen Studio se beneficia de la potencia y flexibilidad creativas que brindan los efectos dedicados, basados en DSP FPGA con procesamiento masivo en paralelo. Según el fabricante, su chip DSP es unas ocho veces más potente que los utilizados por la competencia, lo cual representa una gran capacidad para el procesamiento simultáneo de efectos, mejorando de ese modo el flujo de trabajo.

Todo lo expuesto hace de Zen Studio un interface de audio versátil y potente al extremo, preparado para amoldarse a diversas situaciones de uso. Es capaz de colmar las necesidades de productores e ingenieros de estudio y directo, diseñadores de sonido, bandas, solistas y cualquier profesional que aspire a disponer de un sistema completo, de gran flexibilidad y que permita un sonido de la máxima calidad.

Otra novedad de Antelope Audio -el interfaz Zen Tour– ya está en nuestra mira de análisis y pronto le dedicaremos nuestra atención.

 Antelope Audio Zen Studio, al detalle 
  • Cuatro entradas micro/ línea sobre combo (panel frontal)
  • Cuatro entradas micro/ línea sobre combo (panel posterior)
  • Ocho entradas/salidas de línea sobre conectores DB25 (panel posterior)
  • Dos insertos analógicos sobre conectores TRS
  • Dos puertos ADAT (para 16 canales de entrada y salida digital)
  • Puerto S/PDIF para E/S de audio digital estéreo
  • Wordclock: entrada y salida @75Ω, 3VPP sobre BNC, 32 a 192kHz
  • Salida para monitores sobre conector TRS (dos canales)
  • Dos salidas estéreo para auriculares sobre TRS
  • Conversión AD-D/A: rango dinámico de 118dB
  • Distorsión Armónica Total + Ruido (THD + N): -98dB (D/A), -105dB (A/D)
  • Estabilidad del reloj: < ±0.02PPM, Oven Controlled a 64.5 grados
  • Frecuencias de muestreo: 32, 44.1, 48, 88.2, 96, 176.4 y 192kHz
  • Conexión USB 2.0, 480Mbit @ 192kHz para E/S de 24 canales
  • Dimensiones y peso: 418 x 45 x 145mm; 2kg
Página de producto de Zen Studio en drunkat

Antelope Zen Studio, sobre la mesa del estudio casero