Hablamos sobre tecnología musical con el máximo responsable de la feria Superbooth –y aprovechamos para saber más sobre la génesis del mayor encuentro sobre sintes del Planeta

En sólo cuatro años, Superbooth ha pasado de ser un stand de grandes dimensiones en la enorme Frankfurt Musikmesse, a convertirse en la mayor feria comercial sobre sintetizadores que puedes visitar en nuestra bola azul. Y todo eso parece mucho más que un logro para un periodo de tiempo tan breve. Moviendo los hilos de esta y otras muchas iniciativas, encontramos a Herr Schneider –como él suele presentarse en la redes–, un hombre vital para entender la escena modular Eurorack desde la plataforma berlinesa SchneidersLaden GmbH.

Unificador, genio de los negocios, agitador y siempre inquieto, el músico alemán Andreas Schneider es un hombre con don de gentes, capaz de interconectar a miles de marcas, distribuidores y sus públicos finales. Y siempre consigue hacerlo de formas creativas, con originalidad y rompiendo moldes en su visionario concepto de comunidad abierta. Así que todo esto aplicado al mundo de los sintetizadores, y llevado hasta sus últimas consecuencias en cuanto a eventos, conciertos, expresión y networking, nos lleva hasta la inminente Superbooth ’19 que abre sus puertas la semana que viene en Berlín (Alemania).

Aprovechamos la irrepetible oportunidad que nos ofrece el equipo de la feria para averiguar mucho más sobre el enfoque de esta extraordinaria cita… Desde los comienzos sociales a su atractiva forma actual, pasando por el estado del mercado de la electrónica musical, o la consideración misma de la creación musical de vanguardia.

Así nació Superbooth: Una reconsideración externa de la feria histórica Musikmesse

FM: ¿Cuál fue la estrategia de Superbooth Berlin en 2016 para arrancar como una feria tan importante desde su inicio?

Andreas Schneider: «Cuando fundamos SuperBooth Berlin GmbH para el primer evento real de 2016, pudimos hacerlo sobre la base de tener una sólida comunidad de amigos y socios desde 2001, que fue cuando organicé un stand colectivo en la feria Musikmesse Frankfurt junto a Marc Sirquy de París (Francia).»

«En 2002, ya teníamos a Elektron, Vermona, MFB, Doepfer, Bob Moog con su marca primigenia Big Briar y a otros que mostraban [sus productos] en el llamado SuperBooth. Así que no hubo una estrategia real, pero creo que fue el momento adecuado: No podríamos competir con Frankfurt siempre y cuando lo hicieran bien para gente como nosotros –eso terminó unos años antes de que empezásemos».

¿En qué medida se fraguó la estructura actual de vuestra organización en la antigua experiencia que tuvisteis con la feria de Frankfurt?

«La verdad es que no está muy influenciada por lo que hice en Musikmesse Frankfurt: Allí fui un expositor, y ahora soy uno de los organizadores. Así que ahora estamos al otro lado de la mesa y tratamos de evitar las cosas que nos molestaron o preocuparon en otras ferias comerciales».

Agitación, máquinas y beats en Superbooth '18 (© Erstellt Von Bendeg)

Agitación, máquinas y beats en Superbooth ’18 (© Erstellt Von Bendeg)

Hablando sobre la historia germinal de Superbooth, ¿cuáles fueron vuestras razones para abandonar el antiguo concepto espacial de Musikmesse Frankfurt y decidir la organización de vuestra feria con una semana de diferencia en 2016?

«Aquella fue más o menos la fecha que nos funcionó en 2016. Tuvimos que encontrar una ubicación y organizar el equipo humano, y así sucesivamente. Nos funcionó, y es una especie de tradición organizar ferias comerciales en la primera mitad del año, no demasiado cerca del tiempo de verano. Ahora estamos más contentos con esta fecha, porque esperamos un buen clima y la oportunidad de disfrutar del sol y el Seebühne [un escenario flotante]. Y esto le confiere a Superbooth su carácter festivo que tanto nos gusta».

¿Y crees que Berlín es un destino con mejores recursos y ventajas para este tipo de feria que Frankfurt u otras ciudades alemanas?

«Definitivamente, Berlín es hoy día la ciudad de la música y la cultura electrónica dentro de Alemania; Frankfurt tiene otro estilo, está más influenciada por los estadounidenses, y quizá tengan el mejor sushi, más banqueros sin lugar a dudas, más dinero, y puede que mucha más cocaína. Múnich es conservadora y está demasiado limpia para soportar la libertad cultural; Hamburgo o Leipzig definitivamente tienen potencial, pero… estoy viviendo aquí y ahora, así que, ¿por qué buscar mientras lo tengamos bien aquí?

«Los sintetizadores modulares ofrecen algo nuevo, pero es una nueva experiencia en su mayor parte que conduce a nueva música, lo cual es genial…»

La propuesta actual de Superbooth, y su mirada hacia el futuro

FM: ¿Qué ofrecéis a los expositores internacionales frente a otras importantes organizaciones como NAMM, Musikmesse u otras citas europeas del calendario?

Andreas Schneider: «¿El tamaño correcto, un lugar agradable? SuperBooth no es solo una feria comercial, lo vemos como una reunión importante de personas creativas de todo tipo. Se siente más como un encuentro de una comunidad que una feria de negocios –y ese fue nuestro objetivo desde el principio».

¿Hasta qué punto podéis abriros a otros mercados adyacentes de la tecnología musical, como los de DJing o audio profesional?

«En pasadas ediciones incluimos a fabricantes de equipos de estudio, pero no les rogamos lo suficiente para que todos estuvieran a bordo. La gente del DJing está más interesada en tener una verdadera fiesta, y creo que nuestro evento es más serio, por lo que realmente no vienen. Al mismo tiempo, también tenemos la sensación de que el tamaño es ‘suficiente’ con unas 250 empresas expositoras, como ahora tenemos».

Talleres para niños en Superbooth (© Angela Kroell)

Talleres para niños en Superbooth (© Angela Kroell)

¿El público infantil y más juvenil está en vuestros planes de eventos?

«Tenemos muchas actividades para niños. Está el Modular Synthesizer Ensemble de Gammon –que ofrece talleres con clases escolares y estudiantes durante los tres días. Y en especial el sábado, hay más talleres para nuestros jóvenes visitantes, y organizamos muchos conciertos todos los días».

¿Cómo se reparte el interés por las propuestas y temáticas de Superbooth entre los hombres y las mujeres?

«Estamos viendo que más y más mujeres visitan Superbooth cada año, se están involucrando poco a poco, y eso es genial. Pero aún queda un largo camino por recorrer si observamos los números, porque los hombres siguen siendo una mayoría. Esperamos ver una escena más diversa en el futuro, y tal vez podamos contribuir a lograrlo con los talleres de síntesis modular para mujeres y gente ‘no-binaria’ «.

¿Han encontrado vuestros eventos un límite espacial de crecimiento en el centro cultural juvenil FEZ de Berlín?

«Aún hay más espacio en FEZ Berlín, pero en este momento no estamos planeando expandirnos hasta sus límites. Como antes decía, creemos que el tamaño [del evento] es bastante bueno en este momento. Y si vosotros, como invitados, queréis ver a una selección de expositores, es posible que lo hagáis en un solo día. Pero si deseas asistir a algunos conciertos, visitar a la mayoría de expositores, y participar en uno o más talleres, necesitarás los tres días. Ampliar demasiado la feria haría que posiblemente fuese impersonal y abrumadora».

Más allá del éxito creciente y trepidante de la propuesta, ¿cuál crees que es vuestro mayor logro como organización?

«Bueno, ahora podemos estar tranquilos y orgullosos de que la gente lo vea como la feria comercial de sintetizadores más importante del mundo… Aparte de eso, estoy muy contento de ver a más y más artistas femeninas que emergen, y también a niños interesados ​​que regresan cada año con el interés de profundizar en ‘nuestros asuntos’. Nuestros invitados, los fabricantes y los artistas parecen disfrutar cuando vienen a Superbooth, y eso es todo lo que podemos pedir.

¿Cómo son vuestro futuro e intenciones para, digamos, los próximos cinco años?

«Fácil, ¡mantener vivo el buen humor y hacer que todo sea más fácil para nosotros!».

Andreas con Superbooth en perspectiva (© Angela Kroell)

Andreas con Superbooth en perspectiva (© Angela Kroell)

La dimensión del mercado alemán y su impacto en la globalidad europea

FM: ¿Crees que el mercado alemán de la tecnología musical marca de alguna forma un ejemplo a seguir para otros mercados de Europa?

Andreas Schneider: «Bueno… Solo podemos ver el mercado europeo de la tecnología musical como uno solo, porque somos parte de Europa. Y este mercado está dominado por las tiendas alemanas… Pero no veo eso como un ejemplo que deba seguirse. Deberíamos preguntarnos si realmente debería existir tal dominación desde un puñado de compañías».

En cuanto a las tiendas, ¿son los pequeños establecimientos un elemento de valor en la cadena comercial frente a los grandes almacenes europeos?

«Afortunadamente, los grandes almacenes no pueden servir todo mientras el cliente desee hablar. Las tiendas más pequeñas pueden hablar tanto con los clientes como las marcas, y pueden unir a estas dos partes. Si las pequeñas tiendas independientes son buenas, intentarán apoyar a la cultura musical y seguirán a las generaciones de músicos. Esa es una de las razones por las que ofrecemos talleres semanales de modulares para principiantes en mi tienda de sintetizadores SchneidersLaden en Berlín. Además, cada año organizamos docenas de conciertos y charlas con artistas y marcas –somos parte de una comunidad de personas creativas, y esto es lo que distingue a una ambiciosa tienda pequeña frente a esas grandes empresas».

«estoy muy contento de ver a más y más artistas femeninas que emergen, y también a niños interesados ​​que regresan cada año con el interés de profundizar en ‘nuestros asuntos’…»

¿Cuál es la consideración de Superbooth para los fabricantes que operan íntegramente desde su propio país y otros que recurren a las fábricas de China, por ejemplo?

«Creo que las compañías que intentan fabricar localmente merecen ser apoyadas. Esperemos que hagan esto con responsabilidad para nuestro medio ambiente y la economía local. Es obvio que una empresa más pequeña con producción local será más consciente de fabricar solo la cantidad de módulos o instrumentos que necesite. Y durante la mayor parte del tiempo, podrán ofrecer reparaciones y servicios de soporte; esto es más difícil si tienes que enviar productos alrededor del mundo y no puedes comunicarte directamente con sus creadores».

¿Cuáles son las ventajas de las pequeñas marcas frente a los grandes dinosaurios? ¿Y sus desventajas?

«¿Hablamos de responsabilidad en ambos casos?».

Superbooth es casi ciencia-ficción en cuanto a música electrónica

Hablando sobre los propios sintetizadores con un gran conocedor del segmento

FM: ¿Hacia dónde se dirige el mercado hardware de los sintetizadores? Y en cuanto al software, ¿podemos añadirle la misma fuerza, importancia y valor según la percepción de vuestra organización?

Andreas Schneider: «No tengo ideas sobre el software, pues en realidad nunca tuve mucho que ver con ello. Y bueno, veo que las ferias son más adecuadas para la presentación de hardware. Sí tenemos algunas compañías de software en Superbooth, pero este sector siempre estará representado en números más pequeños que el hardware dentro de nuestro evento».

Dando vueltas al entorno modular, ¿tienen alguna opción las compañías tradicionales de instrumentos con una historia consolidada, o es el factor de marca esotérica, minoritaria y punk lo que añade el mayor atractivo?

«Es el atajo del usuario frente al inventor, cara a cara: Ese es el atractivo del mercado Eurorack y de nuestro evento. Y es esto lo que deseamos preservar, por eso intentamos mantener los precios lo más bajos posible ante los expositores, para que incluso las marcas más pequeñas puedan ser parte de Superbooth».

«Estas pequeñas empresas despliegan mucha innovación y creatividad, y pueden ser más experimentales que las marcas tradicionales de instrumentos. Pero sentimos como una responsabilidad nuestra el ofrecimiento de una plataforma que reúna a todo tipo de empresas y gente».

Herr Schneider, tiempos en investigación modular

Herr Schneider, tiempos en investigación modular

¿Es el interés por el mundo modular algo sin razón, o por el contrario se puede hablar de una escena totalmente ya consolidada que ha de ser contabilizada frente a categorías reinas como teclados, equipos DJ, workstations, informática musical y MIDI, u otros instrumentos tradicionales como guitarra, bajo o batería?

«Es un mundo completamente nuevo de posibilidades y finalidades sonoras. Todos pueden construir su propia visión de los instrumentos, unidades de efectos, interfaces para otras máquinas, y demás. Creo que es difícil forzar esta escena bajo una sola denominación. Pero, definitivamente, es un fenómeno en sí mismo».

Entendemos que amáis la música, por supuesto, ¿pero odiáis los presets? En tal caso, ¿dónde queda el trabajo de los diseñadores de sonido?, ya que poca gente alcanza tal nivel de conocimiento y destreza a la hora de programar patches

«Depende… Personalmente, siempre intentaría hacer lo mío y esto es algo en lo que trato de alentar a las personas. ¿Por qué querrías sonar como otro? Encuentra tu propio sonido y tus propias maneras de lograrlo, eso es lo que te hará destacar frente a las masas. Y, al final del día, será algo que creaste tú mismo».

«Es el atajo del usuario frente al inventor, cara a cara: Ese es el atractivo del mercado Eurorack y de nuestro evento en estos momentos…»

¿Cuáles son las últimas tendencias en la escena de los sistemas modulares?

«Más modularidad. Módulos más ‘grandes’ siendo más pequeños, más polifonía y efectos, nuevos conceptos de filtrado: En este momento hay mucho más en juego. La última tendencia es disponer de más posibilidades».

En los años 70, ejemplos de monosintes como Minimoog u Odyssey fueron un fenómeno entre las bandas dada la facilidad de acceso y empleo de aquellos instrumentos. Según la percepción de Superbooth, ¿puede la tecnología de hoy ofrecer un camino similar sin entrar en la complejidad de los sistemas modulares, los sintes especializados, o la dificultad propia del software?

«Lo que hizo que Minimoog y otros sintetizadores fueran excepcionales era que ofrecían una paleta sonora nueva por completo y resultaban ‘algo’ accesibles. Hoy día hay muchas formas disponibles para crear música. No necesitas nada, excepto un teléfono o un ordenador, algunas aplicaciones gratuitas o baratas, y podrás hacer cualquier tipo de música que desees».

«No creo que la década de 1970 y la escena actual sean incomparables –la accesibilidad de los instrumentos  electrónicos aumentó desde entonces hasta ahora. Por supuesto, los sintetizadores modulares ofrecen algo nuevo, pero es una nueva experiencia en su mayor parte que conduce a nueva música, lo cual es genial».

Superbooth ’19 se celebra del Jueves 9 al Sábado 11 de Mayo de 2019 en FEZ Berlín, el centro de ocio más grande de Europa para familias. Future Music cubrirá la feria con todos sus medios, y te contaremos de primera mano y mediante texto, vídeo en directo e imágenes todo lo que allí sea de relevancia para los creadores musicales. Permanece atento a nuestros canales para no perderte los detalles… 

Superbooth 2019 | Sitio web oficial (en inglés)

SchneiderLaden

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES