Decimos adiós a otro diseñador legendario de sintetizadores hardware –el espíritu de Alan R Pearlman seguirá vivo a través de sus imponentes sistemas de música electrónica…

El gurú de los sintetizadores Alan R Pearlman, fundador de la determinante compañía ARP Instruments, ha muerto a la avanzada edad de 93 años. Auténtico peso pesado en la escena durante décadas, fraguó una multitud de grandes diseños de sintetizadores, entre ellos el monofónico ARP Odyssey o el adulado semimodular ARP 2600.

Al tiempo del triste suceso, Dina Pearlman, hija del famoso ingeniero, escribió en Facebook: «Mi padre ha fallecido hoy después de una larga enfermedad. A sus 93 años, demasiado débil para hablar, todavía se las arregló para tocar el piano esta mañana, y más tarde falleció en paz por la tarde. Fue un gran hombre y contribuyó mucho al mundo de la música que conocéis hoy. Ojalá pudiese encontrar algo más elocuente que decir, pero estoy muy triste para expresarme en estos momentos».

El nombre estelar de ARP Instruments

Derivada de las propias iniciales del nombre de Alan Robert Pearlman, la compañía ARP Instruments inició su marcha en 1969, financiada con 100.000$ aportados por el propio Alan y una suma adicional de un grupo de inversores privados. Su carta de presentación fue el sintetizador ARP 2002, cuya puesta de largo engalanó el 39 salón AES de otoño en 1970 (New York, EUA, 12 al 15 de Octubre de 1970). Después, rápidamente llegarían los sintetizadores modulares analógicos 2500 y ARP 2600.

El primero «se comunicó» musicalmente con inteligencia extraterrestre: lo puedes ver en acción en Encuentros En La Tercera Fase. Pero el segundo quizá sea el auténtico clásico incombustible de la gama, con su ruta fija de señal, que puede romperse en miles de formas mediante cables de patching y a través de una dotación en el panel frontal de conectores de 1/8 de pulgada –de ahí la denominación «semimodular». Tendrían que pasar muchos más años hasta que Alan R Pearlman prestase su asesoramiento y aprobación para sintetizador virtual en forma de plugin Way Out Ware TimeaARP 2600.

Entre Bob Moog y Don Buchla, un merecido lugar y recuerdo para Alan R Pearlman

Si bien esa recreación virtual a la que después se sumaron otras tantas en forma de plugins, hoy pueden ser consideradas como sencillas aproximaciones e incluso homenajes, también es cierto que contribuyeron a promover el nombre de Pearlman ante nuevas generaciones de entusiastas de la creación sonora.

Herbie Hancock interpretando Chameleon con su sintetizador analógico ARP Odyssey

Herbie Hancock interpretando Chameleon con su sintetizador analógico ARP Odyssey

Pero mucho antes de que VST fuese tan siquiera una idea, los diseños de Alan R Pearlman en ARP Instruments ya planteaban una seria rivalidad para otras conocidas marcas americanas como Moog, EMS y Buchla. De hecho, llegó a lanzar Odyssey, la respuesta de su compañía al fenómeno millonario de Minimoog. Y si bien no consiguió el mismo nivel de éxito, hoy se cuenta como uno de los pilares que dio forma al sonido electrónico en los ríos de la música popular.

Sin miedo a equivocarnos, podríamos asegurar que Odyssey es un sintetizador más capaz que el monofónico de Bob Moog. Es en cualquier caso otro instrumento clásico y de referencia obligada que ha resistido la prueba del tiempo; también ha recibido una multitud de emulaciones por software, y vio una oportunidad de resurrección hardware de la mano de Korg a varias bandas –aunque sólo alcanzó unas humildes cifras de ventas.

Una serie de errores estratégicos de calado metieron a ARP en serios problemas financieros. La compañía invirtió una enorme suma de dinero y recursos en el desarrollo de ARP Avatar, una versión de Odyssey en forma de módulo orientada a guitarristas que, finalmente, no alcanzó las cifras esperadas de venta. Y la situación derivó en la liquidación de la compañía en 1981.

A pesar del final trágico de su empresa, Alan R Pearlman ya había asegurado que su nombre quedase escrito con letras de oro macizo en la historia de los sintetizadores. Es un nombre de altura, espacial podríamos decir. Quizá por eso el bueno de Pearlman llegó también a diseñar amplificadores a medida para los proyectos Gemini y Apollo de la NASA.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES