Adiós a los móviles en los conciertos: ¿la solución para un controvertido asunto?

Valoraciones sobre una costumbre social criticada y tecnologías incipientes para combatirla…

Adiós a los móviles en los conciertos: ¿la solución para un controvertido asunto?

Ponerle puertas al campo», qué frase tan elocuente y qué bien se ajusta a este tema que genera tantas opiniones contrapuestas. ¿Es lícito, justo o ético grabar conciertos desde el móvil mientras se asiste a ellos? ¿Se debería evitar, regular, prohibir?

Se ha hablado mucho sobre este tema y, a día de hoy, la verdad es que muy poco se ha quedado establecido. Hubo una época en la que la cosa era un poco más sencilla: simplemente estaba prohibido ingresar a los recintos y establecimientos con cámaras fotográficas o de vídeo. Si las llevabas, te arriesgabas a que te las requisaran en la entrada de un espectáculo.

Ahora, en plena era digital y de interconexión global constante, cuando todo el mundo lleva su propio smartphone en el bolsillo, tratar de prohibir esto parece una tarea cuanto menos complicada, merecedora de rechazo social inmediato, por no decir de imposible realización.

¿Hay alternativas? ¿Es necesario apelar al sentido común? 

Más allá de las posibles respuestas a estas cuestiones concretas, podríamos decir que hay dos caminos: prohibir grabar conciertos o no hacerlo. La tecnología está aquí y forma parte de nuestra vida diaria, por lo que el camino de la prohibición parecería no ser el más apropiado o fructífero.

La revolución tecnológica y digital de los últimos años ha dado paso a nuevos contextos, antes desconocidos por completo. La cantidad de información que se empezó a mover a una gran velocidad, dejó en fuera de juego a mucha gente. Estas nuevas circunstancias se han tenido que ir resolviendo sobre la marcha.

Cuando hace décadas, se hablaba de la “aldea global”, nadie se imaginaba esta vorágine tecnológica que ha dado paso a los dispositivos inteligentes y las redes sociales -por citar sólo dos elementos de este remolino impetuoso generado por el progreso de la tecnología.

Un nuevo sistema patentado por Apple pretende, supuestamente, impedir que hagamos fotos y vídeos durante los conciertos desde dispositivos móviles…

Si no puedes contra el enemigo… ya sabes lo que viene después

Eso es lo que han hecho muchas empresas, intentar darle la vuelta a la situación y, en lugar de ver este avance tecnológico como un problema en muchos aspectos, analizar de qué manera pueden sacar provecho de estas nuevas herramientas. Una actitud que se aprecia bastante más inteligente.

Como hemos dejado ver más arriba, esta cuestión toca muchísimos puntos, pero en este caso queremos centrarnos en uno en concreto: ¿qué hacemos con las grabaciones de los conciertos? Y es que alrededor de este tema, también surgen muchas opiniones y formas de verlo. Hay empresas, por ejemplo, que han decido aprovechar una de las herramientas más potentes de la actualidad, como son las redes sociales. De alguna forma, animan al público a utilizar esas imágenes, pero con ciertas normas y en aquellos canales que la empresa propone y pone a disposición del público.

De este modo, pueden disponer de un cierto control sobre los destinos de estas imágenes y vídeos, a la vez que obtienen un provecho comercial. Éste es, como hemos dicho antes, uno de los caminos a seguir, y para muchos, el más inteligente. Pero también se dan otros puntos de vista, quizá menos populares, pero que aún está por demostrar si resultarían ser menos efectivos. Este podría ser el caso del nuevo sistema patentado por Apple que, supuestamente, pretende impedir que hagamos fotos y vídeos en los conciertos desde dispositivos móviles.Prohibir grabar conciertos

La mecánica del antigrabador de Apple para eventos

Se trata de un sistema que emplea una cámara de detección infrarroja para bloquear la grabación de audio y vídeo en determinados dispositivos. La idea es que la cámara del smartphone capte una señal infrarroja cargada de datos. Esa señal se emitiría desde diferentes puntos del recinto donde se estuviera desarrollando el espectáculo, y actuaría a modo de inhibidor por hardware de las cámaras integradas en los dispositivos, inhabilitándolas mientras durase el concierto y otros eventos.

Los impulsores de esta idea, por otra parte, argumentan que este sistema no sólo servirá para prohibir grabar conciertos o películas en las salas de Cine, sino que también abrirá un mundo de nuevas posibilidades de interacción. Un ejemplo posible sería disponer, al momento, de información extra sobre una obra si estuviésemos dentro de un museo, así como en otras situaciones, monumentos, restaurantes y demás servicios. Una suerte de código QR, pero mucho más completo, rápido, escalable e interactivo.

Aún no sabemos dónde acabará todo esto, ni si Apple convertirá lo que sólo es una patente en una funcionalidad real; pero lo que sí parece muy claro es que seguiremos hablando sobre este asunto.

 ¿Tienes algo que decir?

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES