Descubre los diversos métodos de estiramiento y compresión temporal que se integran en Ableton Live, y úsalos para obtener procesamientos impensables sobre tus clips de audio…

Todos sabemos que las funcionalidades automáticas de Ableton Live para estiramiento temporal son geniales, y de hecho, nos permiten sincronizar loops a la perfección y sin esfuerzo, con una independencia total frente a sus valores iniciales de tempo.

Pero, ¿sabías no obstante que es posible lograr unos cuantos efectos innovadores con sólo emplear de una forma creativa y malintencionada estos diferentes algoritmos de compresión/ expansión de tiempo?

En este nuevo tutorial queremos ofreceros una vuelta rápida e ilustrativa con ejemplos de audio sobre lo que es posible hacer con los algoritmos de timestretching en Ableton Live. Así que empecemos ya dedicando una escucha rápida al audio fuente en su forma inicial…

Lo que aquí tenemos es un contenido sostenido y afinado, junto a una mezcla de algunas texturas más erráticas basadas en ruido. Según el algoritmo de timestretching que acabes usando, obtendrás diversos efectos y artefactos que puedes emplear para lograr un sonido estirado en el tiempo o desplazado en tono de una gran naturalidad, o todo lo contrario, quizá buscando otros resultados de procesamiento más extremo.

Para comprobar los efectos de los diferentes algoritmos, carga algo de audio en una pista y haz clic sobre la barra coloreada del audio para acceder a su ‘Vista Clip’. En la caja ‘Sample’ necesitas tener activada la opción ‘Warp’ de la segunda columna. Selecciona los algoritmos desde el menú desplegable de esta columna, y emplea el valor de ‘Seg. BPM’ para definir la cantidad de compresión/ expansión temporal que desees aplicar. Ante los incrementos de dicho valor, el audio se reproducirá más lento, y viceversa.

Algoritmo ‘Beats’: ideal para material rítmico
En primer lugar, tenemos el algoritmo ‘Beats’. Es el ajuste por defecto y fue diseñado para el tratamiento de material rítmico. Su operativa consiste en «rebanar» el audio en puntos específicos: lo hará así cuando detecte un transitorio abrupto, como un golpe de batería, o en las subdivisiones marcadas en la rejilla de tiempo.

En este ejemplo, lo hemos configurado para mantener las subdivisiones de 1/32, y hemos ajustado ‘Transient Envelope’ a un valor muy bajo. Lo que conseguimos es una «ventana de sonido» muy breve que se abre cuando Ableton Live espera encontrar una subdivisión de 1/32: eso implica que ahora tenemos ocho de esas ventanas por cada tiempo de compás.

‘Tones’, es una cuestión de granos
A continuación nos encontramos con el algoritmo ‘Tones’. Trabaja dividiendo el audio en «granos», o pequeñas secciones de audio que llevan breves fundidos aplicados en sus comienzos y finales, y que se reproducen de una forma repetitiva para rellenar los huecos resultantes cuando ralentizamos la reproducción del audio.

El empleo de un tamaño de grano más pequeño sobre material afinado no suele ser recomendable, especialmente con los tonos graves, dado que los ciclos periódicos que definen el tono se rompen en los flancos de los granos. El efecto que se consigue, sin embargo, ¡es netamente sucio y de naturaleza glitch!

‘Texture’: planos suaves sin glitch
El siguiente algoritmo, ‘Texture’, nos parece muy interesante. Y es que su empleo nos deja añadir fluidez o flujo mediante la variación de las ventanas y velocidades de reproducción de los granos, evitando de paso el efecto glitch propio del algoritmo ‘Tones’ que comentábamos antes.

De todos modos, ‘Texture’ nos permite definir tamaños de grano especialmente pequeños (o «breves», si te suena mejor). En el ejemplo nos dimos cuenta de que un valor cercano a 8ms se correspondía con la longitud de onda del tercer armónico, así que al reproducir los granos, su sonido adquiría un matiz resonante.

‘Re-Pitch’: toque sampler con Ableton Live
Por su parte, el algoritmo ‘Re-Pitch’ se acerca a lo que haría un sampler: cambia la velocidad de reproducción de las muestras de audio en correspondencia directa con la frecuencia de muestreo. Por tanto, si afinamos el audio una octava hacia arriba, ‘Re-Pitch’ forzará la reproducción de todos los samples a la misma frecuencia de muestreo, lo cual dividirá entre dos la duración y subirá el tono en una octava. Este algoritmo es interesante y brinda una señal muy limpia que luego se presta a ser empleada en posteriores manipulaciones.

En el ejemplo de más abajo, hemos volcado el audio y lo hemos depositado en una nueva pista. De forma alternativa, puedes «congelar» la pista (mira el menú ‘Edit’) y rebanar la sección que te guste. Luego, hemos pasado el nuevo clip a través del mismo procesamiento ‘Beats’ de antes, para crear esas tonalidades en staccato.

Como ya te habrás dado cuenta (y has escuchado), tenemos un montón de posibilidades para manipular audio mediante el empleo experimentado y el abuso creativo de los métodos de timestretching integrados en Ableton Live. Prueba todo lo que puedas con ellos, ¡y conseguirás resultados innovadores y personales sin tener que recurrir a plugins!

De paso, échate un vistazo al catálogo de loopssamples de Mode Audio en busca de material nuevo y excitante que sirva como inspiración para tus labores experimentales con la compresión y expansión de tiempo. Y no dejes también de explorar sus Packs de Ableton Live, producidos para diversos géneros y estilos.

Este contenido se publica mediante licencia expresa del autor. El texto original en inglés «Time Stretching for Sound Design in Ableton Live» está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES